Las condiciones climatológicas “rozaban el límite” para un rescate del Prestige

prestige

   El tripulante del ‘Pesca 1’, el rescatador José Luis Iglesias Durán, ha manifestado, en el juicio que se celebra por la catástrofe marítima del ‘Prestige’, que las condiciones climatológicas “rozaban el límite” para un operativo de rescate el día del siniestro. “Nunca más he vuelto a ver unas condiciones así”, ha sentenciado a preguntas de los letrados.

   En el juicio han prestado declaración tripulantes de los helicópteros ‘Pesca 1’ y ‘Pesca 2’, quienes coincidieron en la existencia de un fuerte temporal.

Así, el rescatador del ‘Pesca 1’, el primer helicóptero en llegar al lugar de los hechos al acudir al rescate del tripulante de un trimarán francés, ha dicho que estas condiciones “rozan el límite del operativo para el vuelo y las operaciones en el mar”, ha apostillado.

En la misma línea, el copiloto del ‘Pesca 1’ Fernando Sancho Claver ha confirmado la existencia de un “fortísimo oleaje”, con olas “de siete a ocho metros”. En cuanto al vertido, ni este testigo ni otros de los miembros de la tripulación del ‘Pesca 1’ y el ‘Pesca 2’ han podido concretar si salía fuel de las escotillas del buque.

VERTIDO

Únicamente, el piloto del ‘Pesca 2’ Santiago Barcenilla, que llegó con posterioridad al lugar del siniestro, ha dicho que vio “un vertido muy importante desde el petrolero”. Antes, otros tripulantes de este helicóptero, Santiago Borrazás y Antonio López, han manifestado que se presenciaba “una irisación” que,  según sus mediciones, tenía una extensión de “cinco millas” de largo por “media milla” de ancho.

Al contrario que su compañero, han explicado que no vieron salir fuel de las escotillas, en línea con lo manifestado por el copiloto ‘Pesca I’, quien únicamente ha ratificado que recordaba “un fuerte olor a combustible”.

CAUSAS DEL ACCIDENTE

Mientras, el representante de España ante la Organización Marítima Internacional (OMI) en Reino Unido cuando se produjo el siniestro, Esteban Pachá Vicente, ha manifestado que los tres informes presentados ante este organismo atribuyen el accidente a “causas internas” del barco.

En concreto, ha explicado que, sobre el ‘Prestige’, se remitieron tres informes, de España y Francia, como países afectados, y de Bahamas, como país de abanderamiento del buque.

Sobre los mismos, ha dicho que “en ninguno” se considera el puerto refugio “como un factor contribuyente al siniestro”. Al respecto, ha recordado que las directrices aprobadas en diciembre de 2003, un año después del accidente, no obligan a un Estado a conceder la autorización de acceso, “aunque sí debe evaluar los riesgos”.

No obstante, ha explicitado, a preguntas de Nunca Máis, que estas directrices establecen que cuanto más tiempo un buque dañado esté en alta mar “mayor riesgo” existe. En cuanto a los informes sobre el siniestro, ha explicado que se analizaron los factores causantes del accidente, pero no los efectos en el litoral.

Sobre las causas, ha dicho que los tres informes coinciden en que se debieron a “cuestiones internas”, entre las que citó daños estructurales y corrosión, al tiempo ha precisado que no apuntaban tanto a causas externas.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar