En un tenso pleno, el Concello de Ourense decide investigar la gestión de los espacios verdes

Siete horas de tensión en un pleno municipal de siete horas de duración.
Siete horas de tensión en un pleno municipal de siete horas de duración.

Las siete horas que ha durado el pleno municipal de Ourense han incluido un acuerdo unánime para abrir una comisión que investigue por qué la empresa Acciona Mediooambiente S.A. sigue prestando sus servicios en la gestión de los espacios verdes, cuando ya caducó su contrato, a otro relativo al AVE, a varios intercambios de descalificaciones y hasta una queja por el tamaño y situación del retrato del Rey “padre de la infanta imputada” que preside la sala de plenos.

Los 27 concejales de PSOE, PP, BNG y Democracia Orensana (DO) asistieron a la llegada al público de un grupo de alumnos y profesores del IES A Farixa, con camisetas y pancartas de protesta ante la prevista transformación del centro en uno de Formación Profesional, y otra de afectados por las participaciones preferentes y subordinadas de Novagalicia Banco, que ocuparon diez asientos cedidos por concejales y pidieron al alcalde “que se ponga en la calle como otros y ante las sucursales bancarias”.

Ambos colectivos protagonizaron, además, sendas mociones que, tras largos debates sobre educación y responsabilidades en el tema bancario, remataron con acuerdos.

La educación centró otro debate de una moción del BNG sobre el nuevo copago en los comedores escolares; la defensa de la moción por parte de la portavoz Susana García fue seguida de una intervención del portavoz de DO, Gonzalo Jácome, en la que dio ser “indefendible que los concejales del BNG defiendan la educación pública y sus propios hijos vayan a colegios concertados”.

La respuesta fue dada por el concejal nacionalista Xosé Somoza que explicó que los suyos también van a un colegio concertado fuera de la ciudad y se refirió a Jácome y a su partido como “la cloaca de la m…. de la ciudad, donde acude cualquiera con sus chismes” y añadió saber “quién fue con este chisme sobre sus hijos”.

Ante ello, la respuesta de Jácome fue que la verdad “es la verdad, la diga Agamenón o su porquero” y los nacionalistas se excusaron con el argumento de que por encima de todo “está lo que es mejor para los hijos”.

En marco del clima de crispación desde las primeras horas del pleno, cada referencia del portavoz del PP, Rosendo Fernández, a la portavoz de Urbanismo del PSOE, Áurea Soto, era como “Áurea Elena Soto, la concejala biimputada”, a lo que se sumó la portavoz del BNG Ximena González, ya que en varios momentos se dirigió al PP para recordarles que instituciones como Diputación, Xunta y Gobierno tienen como representantes al “hijo del cacique”, al “amigo del narcotraficante” y “a la pantalla de plasma”.

Además, tras más de seis horas de debate los portavoces aludieron al “pleno maratoniano” y expresaron alguna queja, como la de Ximena González, que señaló el retrato del Rey que preside la sala de plenos para indicar que al estar tanto tiempo frente a él se dio cuenta “de que bien podría ser más pequeño y estar colgado en la pared opuesta de esta sala, aquí al fondo, esa imagen del padre de la Infanta imputada” detalló, para indicar que el lugar adecuado para el cuadro es detrás de los concejales y no detrás del alcalde.

TRANQUILIZAR

Por su parte, el alcalde, Agustín Fernández, por primera vez desde que ocupó el cargo en octubre de 2012, tuvo varias intervenciones en el pleno, la mayoría para tranquilizar los ánimos y hacer llamamientos al orden y cortar interrupciones.

El regidor incluso dio varios turnos de palabra por alusiones de unos concejales a otros, en pleno intercambio de descalificaciones, además de acordar con el portavoz del PP que pediría disculpas a la concejala Áurea Soto cuando comprobase que sus motivos para dirigirse a ella como “biimputada” no eran tales.

Así, minutos antes de terminar la sesión a las cinco de la tarde, el alcalde dio lectura a una sentencia de sobreseimiento de una de las causas urbanísticas en las que Soto estuvo imputada, y se dirigió al portavoz del PP para recordarle que le debía una disculpa, a lo que Rosendo Fernández contestó que en todo caso se referirá a la concejala como “uniimputada” pues tiene otra causa abierta.

AVE

Otra de las mociones debatidas era del PP para instar al Ministerio de Fomento para que agilice los trámites para contratar el último tramo pendiente de licitación en el trazado del nuevo tren entre Galicia y Madrid y el alcalde, dijo que para facilitar “al menos un acuerdo en este pleno”, instó a la aprobación de una enmienda del BNG a esta moción.

En la votación de este punto, el PSOE con el alcalde, votó a favor de una enmienda del BNG que rechazó minutos antes en otro debate sobre el mismo tema, y también votó a favor de la moción del PP que prosperó con los votos a favor de PSOE y BNG, pero tuvo en contra los de DO y del propio PP, autor de la moción. Tras la votación se cruzaron acusaciones por las sucesivas votaciones en torno a esta moción.

Hasta una moción sobre el acceso al casco antiguo contó con un debate largo y variado en motivos para mantener, mejorar o eliminar los “bolardos” y sustituirlos por agentes policiales durante 24 horas, sólo ocupados, según se puso de manifiesto, en poner multas a los coches que accedan a la zona peatonal.

Los ruegos y preguntas incluyeron explicaciones sobre facturas de hasta 800 euros en el teléfono de una secretaria de alcaldía que el alcalde explicó como “ya controlada desde julio de 2012”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar