El presidente comparecerá en el Parlamento

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, comparecerá en el pleno del Parlamento de Galicia tras la publicación en el periódico ‘El País’ de las fotografías con el narcotraficante Marcial Dorado a mediados de los años 90, a petición de la oposición, y después de que él mismo hubiese manifestado su disposición a hacerlo si así lo acordaba el Parlamento.

   Así se acordó en la Xunta de Portavoces, después de que los grupos de la oposición hayan cedido en la inclusión de las preguntas orales al presidente y, de esta manera, hayan renunciado a ellas a cambio de incorporar esta comparecencia, que se llevará a cabo el miércoles de la próxima semana, a la misma hora que habitualmente se celebra la sesión de control al jefe del Ejecutivo autonómico.

Los grupos de la oposición han celebrado la inclusión de esta comparecencia en el orden del día, que acumula las peticiones realizadas por el PSdeG y la conjunta de AGE y BNG, y que permitirá un debate de unas dos horas en el hemiciclo gallego.

De esta forma, decaen las preguntas orales (que duran unos diez minutos cada una) sobre este mismo tema que las formaciones de la oposición habían registrado con la intención de que, si se rechazaban sus demandas de incluir la comparecencia.

Al respecto de las deliberaciones en la Xunta de Portavoces, que son a puerta cerrada, los grupos de la oposición han puesto el acento en que el presidente vaya a ir al Parlamento “por la oreja”, en palabras del socialista Abel Losada, o por “la presión” ejercida por las formaciones que no apoyan al Gobierno, en declaraciones del nacionalista Francisco Jorquera. Lo dicen porque, según han explicado, en un primer momento no se aceptó las comparecencias pedidas porque ya iba a haber preguntas sobre el mismo tema.

Para el portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras, es relevante que “la oposición lograse por primera vez que haya una comparecencia a petición de la oposición y no por graciosa concesión de los miembros del Gobierno”.

Pero, a juicio del portavoz parlamentario del Grupo Popular, Pedro Puy, la realidad es que los grupos de la oposición creían que no se aceptaría esta comparecencia, y, sin embargo, se consiguió un acuerdo “unánime” para que se sustancie esta intervención.

Además, Puy ha observado “contradicciones” entre las palabras de Jorquera y Beiras, quienes –respectivamente– dijeron que se logró este acuerdo por la “presión” y “forzado” por los grupos de la oposición, y las de Losada, que lamentó el “chantaje” del PPdeG para que se aceptase esta comparecencia a cambio de retirar las preguntas.

Sobre este extremo, los portavoces parlamentarios de AGE y del BNG coincidieron en que había sido “surrealista”. Acerca de ello, Jorquera ha remarcado que esta opción se aceptó para no “proporcionar excusas” al presidente para no comparecer.

“FEIJÓO ESTARÁ ENCANTADO CON EL FORMATO”

Durante su intervención, Pedro Puy ha destacado que la Mesa y la Xunta de Portavoces “fijan en libertad el orden del día” de los plenos y justificó que se condicionase la comparecencia a eliminar las preguntas de control porque sería una “doble comparecencia” y eso “no tendría sentido”.

“En ningún momento se negó la presencia del presidente para abordar esto”, ha asegurado el parlamentario del grupo mayoritario de la Cámara en rueda de prensa, en la que se mostró seguro de que Feijóo “está encantado de que el formato elegido sea el que es”.

En este punto, Pedro Puy, que fue algo ambiguo a la hora de decir si el presidente conocía que se aceptaría la petición de comparecencia de los grupos de la oposición, parafraseó a Bismarck para señalar al respecto de cómo se adoptó la decisión: “Disfrute de las salchichas pero no pregunte cómo se hicieron”.

De esta manera, constató que el presidente no estaba en la Xunta de Portavoces y destacó la “unidad” y “cohesión” del grupo del PP, así como el “margen de autonomía” para “evaluar el formato”. También recordó la disposición mostrada por Feijóo en los últimos días para comparecer ante la cámara si así lo requerían los grupos.

En su intervención, Puy ha destacado que el presidente “cumple y comparece voluntariamente” y ha remarcado que irá al hemiciclo gallego en relación a “unas fotos publicadas por un medio de comunicación” que no tienen que ver con su gestión en la Xunta, que preside desde 2009.

LA POSICIÓN DE LA OPOSICIÓN

Sólo el BNG ha avanzado que pedirá la “dimisión” del presidente de la Xunta, a quien recuerdan que dejó “el listón muy alto” reclamándosela en la campaña electoral de 2009 al entonces vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, por la publicación de una foto a bordo de un barco de un empresario –tomada un año y medio antes de que el dirigente nacionalista fuese miembro del Gobierno autonómico– y que cinco años más tarde de la instantánea fue adjudicatario del concurso eólico del bipartito.

El portavoz parlamentario del PSdeG, Abel Losada ha manifestado que los socialistas “no descartan pedir la dimisión”, pero ha reivindicado el “ejercicio de responsabilidad”.

El diputado socialista ha puesto el acento en que “no se trata de unas fotos, sino de cinco años de relación” entre el que era el número dos de la Consellería de Sanidade, departamento con el “principal centro de gasto” de la Xunta, y “uno de los mayores narcos de Galicia”. “Estoy seguro de que Feijóo no era un autoestopista”, ha señalado en relación a que realizase desplazamientos con Marcial Dorado.

También ha hecho hincapié en que en los años 90, con el efecto “devastador” de la droga y mientras que las madres de los jóvenes se organizaban en contra de esta lacra, Feijóo “se paseaba por la Ría de Vigo” en el barco de un contrabandista. “Es un discurso inverosímil”, ha señalado al respecto de que Feijóo no conociese la situación de Dorado.

En cuanto a lo que denominó “victimismo”, Losada subrayó que si “lo amedrentaban” por qué no acudió a la Justicia, así como se ha preguntado por qué no pide conocer si las fotos salieron del Ministerio del Interior como acusó en otras ocasiones la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, al respecto de casos judiciales que salpican a este partido.

“EXPLICACIONES CLARAS”

Por su parte, Jorquera demandará explicaciones “claras y diáfanas” a Feijóo sobre las relaciones con “el capo mafioso”, porque las dadas hasta ahora “no son creíbles”. En este sentido, consideró “inverosímil” que dijese que “no conocía” las actividades de Dorado o que tenga la “memoria quebradiza” y no recuerde si fue a Andorra o a los Picos de Europa.

“No voy a hacer un chiste fácil (con la nieve), teniendo en cuenta los negocios (de Dorado), pero de seguir por ahí, nieve también podía haber en los Ancares”, ha ironizado Jorquera, quien también ha visto como una “tomadura de pelo” que “no se acuerde quién pagó los viajes”.

Xosé Manuel Beiras, por su lado, ha celebrado que este tema se vaya a abordar en un formato “como es debido” y “por respeto a los ciudadanos”, a los que también ha dado el mérito de la “presión social” para que se pudiese sustanciar esta comparecencia.

El líder de AGE, que había criticado que el debate se pudiese solventar con “una preguntiña” en la sesión de control, recordó que en la época en que se produjeron las fotos, Feijóo era un “alto cargo” de Sanidade, al tiempo que las madres contra el narcotráfico “estaban en una lucha tremenda para lograr una actitud social de aislamiento de la droga”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar