Igualdade insta a la mujer a denunciar pese a la «dependencia económica de su agresor»

La secretaria de xeral de Igualdade, Susana López Abella, ha remarcado el compromiso de su departamento para la erradicación de la violencia machista, porque «mientras que haya una víctima, estaremos fracasando». En este sentido, ha subrayado que unas de las líneas de trabajo es que «ninguna mujer» deje de denunciar «por dependencia económica de su agresor» y evitar que «renuncien» a la denuncia.

Precisamente, el aspecto económico fue uno de los que las portavoces de la oposición en el debate del informe de Igualdade correspondiente al año 2012 han destacado como motivo de preocupación, especialmente, por el momento de crisis económica actual. Así, PSdeG, AGE y BNG preguntaron si existía alguna vinculación con el número de mujeres que habían renunciado y la situación económica.

«Hubo renuncias», ha reconocido la alto cargo de la Xunta, quien en todo caso ha asegurado que las mujeres que presentan una denuncia tienen una atención inmediata para «proteger» a la víctima.

Pero no ha restringido esta situación económica, y ha reconocido que la Xunta «no puede evitar ir en contra de la voluntad de la mujer, pero sí poner todos los canales de ayuda». De un total de 3.667 denuncias, 243 mujeres desistieron de seguir adelante, el 6, 63 por ciento de las víctimas que la presentaron.

AYUDAS

En todo caso, ha remarcado que la existencia de dos líneas de ayudas económicas que tienen la finalidad de «proporcionar el apoyo económico para garantizar la independencia» en este ámbito del agresor.

«No podemos permitir que una mujer no denuncie a su agresor porque tenga dependencia económica del agresor y no tengan un respaldo por parte de la Administración», ha abundado López Abella, quien ha remarcado que en 2012 accedieron a las ayudas 362 mujeres, 111 más que en 2011, De ellas, el 79,6 por ciento tenían nacionalidad española.

Asimismo, ha subrayado que la nueva renta de integración social incluye el procedimiento abreviado para la tramitación de estas ayudas en los casos de violencia de género.

En cuanto a las posibles causas de las renuncias, la diputada popular Julia Rodríguez Barreira también ha considerado que «hay que valorar muchos elementos», incluso ha advertido que existe un «componente afectivo» del que no se puede «extraerse» de él y «hay que tenerlo presente». «No se puede decir que la gente denuncia más o menos en función de la crisis que vivimos», ha considerado la parlamentaria del PPdeG.

«VUELTA AL HOGAR»

Frente a esta posición, la diputada nacionalista Carme Adán ha puesto de manifiesto la «vuelta al hogar» de las mujeres debido a la situación de crisis económica, y ha considerado que sí es una «hipótesis» la pérdida de trabajo y la dependencia económica el hecho de que una víctima «se repiense una ruptura de convivencia».

En este sentido, la parlamentaria socialista Carmen Acuña puso el acento en que en 2012 «sólo 65 mujeres» a través de planes de cooperaciones, un 44 por ciento menos.

«¿Qué pasó para que bajasen tanto los planes de igualdad en las empresas?» se preguntó Acuña, quien indicó que en año 2011, ese departamento autonómico destinó 279.000 euros en 2011 a planes de igualdad, y en 2012 «sólo 186.000 euros».

Por su parte, la diputada de AGE Eva Solla afirmó que «la capacidad adquisitiva, por desgracia, influye mucho» en que las mujeres puedan dejar a su agresor; y remarcó que «debería ser obligatoria» la educación en igualdad en los currículos educativos, para que la «gente joven esté formada desde el inicio y esté fomentada». Asimismo, ha echado en falta que el informe no «haga referencia» a los centros segregadores por sexo.

TOLERANCIA CERO

Por otro lado, al respecto de las órdenes de protección que se han decretado, López Abella ha recordado que en el informe todavía no se incluyen los datos del último trimestre de 2012, porque aún no se dispone de estas cifras. En todo caso, ha afirmado que «todo hace prever que se mantienen en el mismo nivel» que en 2011.

Susana López Abella ha destacado que su departamento trabaja por conseguir «la tolerancia cero», para lo que incide en la sensibilización. «No estamos haciendo acciones de un solo día, estamos haciendo acciones todos los días», ha remarcado la alto cargo, quien ha admitido: «Mientras que exista una mujer muerta, estaremos fracasando».

Además, ha hecho especial hincapié en la necesidad de concienciar de esta problemática en el ámbito rural, donde esta lacra es más «invisible». «Es quizás este ámbito donde más está invisible el problema de la violencia de género», ha expuesto.

Durante su intervención, López Abella ha recordado que en 2012 Galicia registró un total de cuatro víctimas mortales como consecuencia de la violencia machista, todas ellas de nacionalidad española, una más que el año anterior. En el conjunto del Estado hubo 49 muertes, doce menos que en 2011.

Por provincias, A Coruña registró tres mujeres fallecidas a manos de sus parejas o exparejas, mientras que Ourense contabilizó una. Con estas cifras, la gallega compartió el cuarto puesto de las comunidades en el registro de víctimas.

Otros datos que presentó la secretaria xeral de Igualdade se refieren al número destinado a la mujer 016. Las cifra total de llamadas atendidas desde el 3 de septiembre de 2007 hasta el 31 de diciembre del pasado año fue de 353.392 en el conjunto de España, de las cuales 16.045 fueron efectuadas desde Galicia, el 4,5 por ciento del total.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar