Supervisión preventiva para evitar casos como el de las preferentes

 

   La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se ha marcado como uno de sus objetivos «estratégicos» para 2013 implantar la supervisión preventiva en los productos de inversión a minoristas para evitar que vuelvan a suceder casos como el de las preferentes y poder atajarlos «en una fase temprana».

Así lo ha anunciado la presidenta del organismo, Elvira Rodríguez, durante la presentación del Plan de Actividades de la CNMV para 2013 en la nueva sede de la Comisión. Rodríguez ha recalcado que el supervisor trabajará para detectar «de forma anticipada» posibles problemas en la comercialización de estos productos «dentro de lo que permite la normativa».

En los próximos meses, la CNMV iniciará una serie de acciones de supervisión para atajar esos posibles problemas. En concreto, los trabajos estarán enfocados «especialmente» en la vigilancia del proceso de migración de ahorro que se ha iniciado desde los depósitos bancarios hacia otros productos después de que el Banco de España recomendase limitar su rentabilidad al 1,75%.

En este sentido, la presidenta del supervisor del mercado ha señalado que la Comisión está analizando las desviaciones de políticas de inversión, «es decir, qué productos se comercializan más y cómo se comercializan». «Cuando pasan de darte un 4% de rentabilidad a darte un 1%, el ahorrador intenta buscar más rendimiento, como es normal, y eso produce movimientos y es lo que estamos analizando», ha explicado.

Por otra parte, otro de los principales objetivos de la CNMV para este año es la reducción de los plazos de actuación en todos sus ámbitos «con el fin de prestar un servicio más eficaz y ágil para el ciudadano». Además, el organismo quiere reforzar su política de comunicación para facilitar que los mensajes y las decisiones relevantes que adopta lleguen al pequeño inversor y mejoren la confianza en el funcionamiento de los mercados.

LAS RECLAMACIONES SE MULTIPLICAN POR MÁS DE CINCO EN UN AÑO

En cuanto a la revisión del pasado ejercicio, Elvira Rodríguez ha adelantado que las reclamaciones a la CNMV pasaron de 2.000 en 2011 a 11.000 en 2012, «debido a los casos de preferentes y deuda subordinada».

Según el organismo, la comercialización de todos esos productos, «en los que la gente entendía que tenía a su disposición su inversión y cuando ha querido liquidarlos estaban congelados», han repercutido en el aumento del número de reclamaciones.

Rodríguez ha resaltado que la CNMV trabaja en su resolución y en su cumplimiento jurídico «sin prisa, pero sin pausa», si bien, ha recordado que el supervisor no es un órgano ejecutivo, «por lo que no puede obligar a las entidades a que devuelvan ese dinero, solo puede abrir un expediente y poner una sanción».

NUEVO CÓDIGO DE BUEN GOBIERNO

Asimismo, la presidenta del supervisor ha anunciado la creación de una comisión de expertos para elaborar un nuevo código de buen gobierno en las sociedades cotizadas. Rodríguez ha explicado que este grupo estudiará las nuevas circunstancias del mercado, «y si se han quedado cosas anticuadas, se renovarán».

Por último, ha subrayado que el «principal» objetivo del supervisor es la transparencia en todos los ámbitos del mercado, para lo que continuará elaborando guías de actuación para dotar de seguridad la industria, seguirá ofreciendo seminarios, reforzará su política de comunicación y mejorará su información estadística.

Elvira Rodríguez ha asegurado que no sabe si la CNMV pasa por un momento de mala reputación, sino que lo único que cree que el organismo debe hacer es trabajar para dar respuestas a los ciudadanos. «España tiene una arquitectura institucional potente, lo que pasa es que a veces no se nota», ha enfatizado la presidenta, quien ha remarcado que su trabajo es hacer saber a la gente que la Comisión trabaja para que el mercado sea transparente y haya igualdad de condiciones entre emisores y receptores.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar