Venezolanos y jefes de estado visitan la capilla ardiente de Chávez

La capilla ardiente del presidente venezolano, Hugo Chávez, ha quedado constituida este miércoles en la Academia Militar de Caracas, tras un recorrido de siete horas por la capital. Cientos de personas, incluidos presidentes latinoamericanos, han acudido a velar al líder bolivariano.

El féretro de Chávez ha partido del Hospital Militar alrededor de las 11.00 horas (16.30 horas en España) hacia la Academia Militar, un recorrido de apenas ocho kilómetros que ha tardado en completar unas siete horas debido a los millones de personas que se han concentrado en las calles de Caracas para despedir a su presidente.

Alrededor de las 18.00 horas (23.30 en España) el féretro de Chávez ha llegado al Salón Libertador de la Academia Militar, donde se ha celebrado una misa ecuménica dirigida por las máximas autoridades eclesiásticas de Venezuela, que han instado a «continuar con la lucha y respetar el dolor del pueblo».

En la ceremonia religiosa ha estado presente la cúpula política y militar del país, encabezada por el presidente interino, Nicolás Maduro, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, que aspiran a suceder a Chávez, así como la familia del líder bolivariano al completo.

Tras la misa ecuménica, han llegado al recinto la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner; el presidente de Uruguay, José Mujica; y el presidente de Bolivia, Evo Morales; que llegaron en la madrugada del miércoles a la capital venezolana para asistir a las exequias de Chávez.

Los tres jefes de Estado latinoamericanos, visiblemente emocionados, han sido los encargados de realizar la primera «guardia de honor» frente al féretro del que consideraron, no solo un homólogo, sino un «amigo», según han declarado en las últimas horas.

Fernández de Kirchner, Mujica y Morales han cedido el testigo a Maduro, Cabello, la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Luisa Estella Morales; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; y la contralora general, Adelina González.

Finalmente, la familia de Chávez –su madre, sus hermanos, sus hijas y una de sus nietas– han asumido la «guardia de honor» en medio de lágrimas, por lo que han recibido una larga ovación de los asistentes a la capilla ardiente.

Poco después, las autoridades venezolanas han abierto el Salón Libertador para permitir que los ciudadanos que lo deseen puedan despedir al que ha sido su presidente durante los últimos 14 años, y que eligieron el pasado 7 de octubre para otro periodo constitucional de cinco años.

Desde entonces, cientos de personas han recorrido en una hilera el Salón Libertador para dar su último adiós a Chávez, cuyo féretro se encuentra en el centro de la habitación, cubierto con la bandera venezolana y protegido por las fuerzas de seguridad, vestidas con su uniforme de gala.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar