Fontenla considera que la reforma laboral ha resultado «un fiasco»

El presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, considera que la reforma laboral «ha resultado un fiasco en el sentido de la creación de puestos de trabajo» y, sobre la situación económica, augura que este año «no va a ser mejor» que 2012. De hecho, ve posible que el primer semestre «sea peor», aunque después «podría mejorar si se hacen las reformas adecuadas».

En una entrevista con la Cadena SER, que recoge Europa Press, el presidente de la patronal gallega ha señalado que la reforma laboral «sería la Virgen de Lourdes si en estas circunstancias económicas crease empleo». «Si hablamos de crear empleo no funciona», ha añadido, antes de constatar que es así porque «la economía no funciona».

Eso sí, ha matizado que la reforma laboral sí está resultando útil «para evitar que se destruya más empleo». Además, ha manifestado su confianza en que «cuando llegue la reactivación económica se pueda crear empleo». «Aunque el crecimiento económico esté por debajo del 2 por ciento», ha aseverado.

Del mismo modo, en relación con la próxima aprobación de los presupuestos de la Xunta para este ejercicio en la Cámara gallega, se ha mostrado escéptico y ha constatado que «difícilmente se pueden poner en marcha políticas de crecimiento si no hay inversión pública ni privada». «No se hace la política que nos gustaría, sino la necesaria en estas circunstancias que nos marcan», ha reflexionado.

SITUACIÓN DE LOS EMPRESARIOS

Sobre las voces que interpretan que hay empresarios que se benefician de la crisis, ha replicado que los empresarios atraviesan «un desierto tan árido y duro y tan prolongado que están exhaustos», si bien mantienen «la voluntad» de superar la situación.

«Damos unas pruebas de resistencia importantísimas», ha defendido, al tiempo que ha considerado «muy difícil» que los empresarios «se beneficien» en un escenario como el actual. Sobre las reestructuraciones, ha añadido que no se hacen para «beneficiarse», sino «porque la gente no quiere que desaparezca su empresa».

Al tiempo, se ha mostrado prudente sobre la situación del vicepresidente de la CEOE y sus supuestos pagos en negro a empleados. «Si Arturo Fernández es inocente y no se le demuestra el tema, podría seguir; si no es inocente, entiendo que él no querría seguir», ha señalado, para concluir que «un señor que esté encausado no puede pertenecer a los órganos directivos de la CEOE».

Por último, ha constatado que los casos de corrupción que afectan a dirigentes políticos «influyen de una forma muy intensa en la falta de confianza de los mercados» y ha lamentado lo que se prolongan los procesos judiciales en España. De hecho, ha abogado «por una justicia más rápida» puesto que «si no es rápida, no es justicia».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar