Banco Santander indemnizará a un trabajador con 121.000 euros por acoso moral

 

  El Juzgado de lo Social número 3 de A Coruña ha condenado a Banco Santander a pagar una indemnización de más de 121.000 euros a un trabajador por «acoso moral y hostigamiento psicológico», así como a la resolución de la relación laboral existente, como reclamaba el empleado.

Este trabajador, integrado en Banco Santander desde el año 2000, presentó una demanda por vulneración de derechos fundamentales y ‘mobbing’ en mayo de 2012. El problema, según relata la sentencia se originó cuando a esta persona, especializada en el área de ‘renting’, se le comunicó un cambio en el puesto de trabajo, que conllevaba el desplazamiento a otra oficina y modificación del horario, las retribuciones y las funciones.

Esta persona ha denunciado que no contaba con la información ni la experiencia precisas para la nueva área a la que estaba asignado. La sentencia admite que se produjo «conducta hostil contra la dignidad personal de la víctima, su profesionalidad o su integridad psíquica con degradación de las condiciones de trabajo». «Y tal situación vendría dada por la falta de ocupación efectiva del actor –el demandante–«, agrega y apunta que esta situación está constatada por la Inspección de Trabajo, que revisó las circunstancias tras presentar una denuncia el comité de empresa.

Además, el texto indica que esta situación laboral llevó al demandante a padecer trastornos de ansiedad y a pedir baja en varias ocasiones. El juzgado destaca también que el trabajador, que no tenía asignadas claves propias en su nueva oficina ni una agenda comercial o indicaciones sobre cómo contactar con los clientes, puso la situación en conocimiento de sus superiores y la denunció ante la Inspección de Trabajo, pero la parte demandada «no puso remedio».

Considera que ha habido «intencionalidad denigratoria», dado el carácter «persistente y sistemático» de la actitud del banco, que mantuvo «durante meses» al demandado «en situación de falta de ocupación efectiva».

La sentencia admite así, parcialmente, la demanda del trabajador, aunque rechaza que la situación producida haya sido de ‘mobbing’ y absuelve a varios cargos del banco demandados, haciendo recaer la responsabilidad sobre la empresa. Por ello, obliga a una indemnización de 121.000 euros.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar