Blanco descarta asumir responsabilidades en el PSdeG

El diputado socialista en el Congreso por Lugo y exvicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha asegurado este viernes que «no» aspira a «tener responsabilidad» en el PSdeG, al hilo de una disertación sobre la importancia de llegar a acuerdos, dada la «situación de emergencia» que atraviesa la Comunidad gallega en esta coyuntura económica.

«Ni tengo ni aspiro a tener responsabilidad en el PSdeG», ha proclamado en una charla sobre la historia de su partido en Galicia organizada este viernes por los socialistas de Ames, para añadir que, de tenerla, «llamaría al presidente de la Xunta» para alcanzar un consenso en la lucha contra la crisis.

A posteriori de este acto público, fuentes próximas al exministro se han puesto en contacto con Europa Press para solicitar que se aclare que sus palabras se circunscribían al momento actual, sin prejuzgar sus decisiones en el futuro.

Previamente, en el acto público, José Blanco había indicado que no es momento de «dejarse llevar por el impulso» o por «el instinto más primitivo» de «dar caña», sino que toca «hacer pedagogía» para «explicar» que «por encima de la política» está dar respuesta a las necesidades de la sociedad.

«Alguien puede pensar que no es lo que quieren nuestros votantes, pero hay que ponerse de acuerdo en la emergencia, no en el vicevaledor do Pobo o en el consejo de administración de CRTVG», ha sostenido el exministro, quien ha señalado como los dos problemas de Galicia, al margen de la crisis económica, la crisis demográfica y la ordenación territorial.

«SOMOS UN PARTIDO DE NORMAS»

Tras este dibujo de la situación de esta comunidad, se ha referido también a su partido y ha dejado ver sus dudas sobre la posibilidad de que se celebren primarias para elegir al próximo secretario xeral, como propuso su actual líder, Pachi Vázquez. «Somos un partido de normas», ha advertido.

Además, ha sentenciado que «si alguien cree que la solución» pasa por «votar todos» y que haya un liderazgo apoyado por «un 52 por ciento» frente a «otro 48 por ciento», a su entender, «se equivoca». «O construimos un proyecto ampliamente mayoritario o estamos condenados a seguir en la misma», ha subrayado, apelando a «ser capaces de unir».

En cuanto a la renovación del PSdeG, ha expresado su deseo de que «el día que se celebre el congreso, la sociedad entienda que se abre un nuevo tiempo» en el partido. Y, desde su punto de vista, el partido «debe nutrirse de los mejores», de gente con «capacidad de transmitir» y que «genere tranquilidad y certidumbre».

SITUACIÓN DEL PSdeG

También ha tenido tiempo para evaluar la derrota del PSdeG en las últimas elecciones autonómicas, que ha atribuido a que su formación «no está jugando a ser el partido hegemónico de la izquierda», lo que favorece que «emerjan otras fuerzas con mucha intensidad».

Con la vista puesta en las municipales, ha arengado a los suyos a «hacerlo bien» porque es posible «lograr las siete ciudades». «Nunca lo tuvimos tan bien», ha asegurado Blanco, aunque no ha descartado que su partido únicamente alcance «una» de ellas si no se trabaja unidos.

«LIDERAZGO»

Además, ha reflexionado sobre la «debilidad» del «liderazgo» y del «proyecto político» en el partido, con «un discurso en campaña» demasiado «conservador» en la línea de «conservar la educación, la sanidad, las pensiones…». «Está bien, pero no nos van a votar por eso», ha opinado, partidario de «buscar respuestas a los nuevos desafíos desde el liderazgo y el proyecto político».

«Lo más fácil es ir a favor de la corriente, pero te puede llevar al desastre», ha apuntado el exdirigente socialista, para quien «el líder no es el que hace seguidismo de la sociedad sino el que la seduce con una buena idea».

En todo caso, ha dado por hecho que «no se saldrá de la encrucijada» hasta que «se resuelva la definición de un proyecto que trascienda el momento» y cuya «mirada» alcance «hasta la próxima década». De hecho, la falta de «perspectiva» es lo que ha señalado como una de las cosas que «falló» en el gobierno bipartito, al que achacó «demasiado tacticismo».

Finalmente, José Blanco ha dado una pincelada sobre otra cuestión de actualidad: la reforma de la administración local. En este punto, se ha mostrado partidario de «suprimir las diputaciones» porque «no tienen sentido en el siglo XXI». «No da para todo», ha argumentado.

A su entrada a un acto que ha comenzado con un recuerdo a los desaparecidos socialistas José Manuel Pose Mesura y Ceferino Díaz, Blanco ha rechazado hacer declaraciones a los medios.

Imprimir

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar