Show carnavalesco en el Parlamento a cargo de un diputado de AGE

El diputado de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) David Fernández Calviño ha sido expulsado del pleno de la Cámara autonómica cuando aprovechaba su intervención en la tribuna del hemiciclo para ironizar sobre la «corrupción» en el Partido Popular y después de que recibiese hasta tres advertencias por parte del diputado del PP Miguel Santalices, quien ejercía las funciones de presidente de la Cámara en esos momentos.

Fernández Calviño comenzó su intervención con un queja dirigida hacia la Mesa del Parlamento por programar el pleno pese a ser martes de Carnaval, una festividad tan celebrada en su circunscripción, Ourense. Después de que Santalices le recordase que los portavoces aprobaron este calendario, Calviño afirmó que «llegó a plantearse» no asistir, por lo que entendía «una falta de respeto», una crítica que hizo extensiva a todos los grupos parlamentarios, incluida su propia formación.

El parlamentario de AGE comenzó, así, bromeando con que se le había ocurrido disfrazarse de «sobre», pero aseguró que ya no quedaba ninguno, porque «resulta que el PP ya los había comprado todos».

Después relató que quiso ponerse un traje de «corrupto», momento en el que ya le interrumpió Santalices, pero el parlamentario apeló a la libertad de expresión. «Libertad de expresión sí, pero dentro de un orden», le replicó Miguel Santalices, mientras Calviño siguió su discurso comentando –irónicamente– que había llamado a (Francisco) Camps, quien le dijo «que no podía ser».

Finalmente, y aunque no pudo acabar su argumentación, comenzó a decir que lo intentó con Bárcenas, pero ya había sido advertido dos veces por Santalices, quien le pidió que «no le pusiese en la tesitura de tener que echarle» del pleno, lo cual ocurre a la tercera advertencia.
Así las cosas, y tras acercarse hasta el escaño del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, con un sobre en la mano, el diputado de AGE abandonó el hemiciclo según lo previsto en el Reglamento en el caso de expulsión, después de que se lo comunicase Santalices.
ABANDONAN EL HEMICICLO
La sanción al parlamentario de AGE provocó la crítica del portavoz de este grupo, Xosé Manuel Beiras, quien en tono «cordial» consideró que la aplicación de la norma había sido estricta y lamentó que no se pudiese «ejercer el humor».

«Si nos ponemos en plan represor yo me veré obligado a dejar el pleno, porque esta actitud no va en la línea de llegar a acuerdos», ha señalado Beiras después de recordar que este martes comenzaron nuevas normas parlamentarias.

Precisamente, en un debate anterior, Beiras suscitó la cuestión del Carnaval hasta lamentar que no se respetase esta «tradición» y se marcase el pleno para este día, y aportó un reproche velado a los populares, a los que acusó de estar «permanentemente disfrazados».

Los diputados de Alternativa Galega de Esquerda, con Beiras a la cabeza, abandonaron sus escaños a modo de protesta, pero volvieron al hemiciclo para cumplir su obligación con las votaciones.

 

DEFENSA DE LOS OTROS GRUPOS
Los demás grupos de la oposición salieron en defensa de David Fernández Calviño, criticando la dureza con la que se aplicó, a su juicio, el reglamento del Parlamento; mientras que el diputado popular Jaime Castiñeira, aprovechando su intervención en el debate, reivindicó que él acudía a trabajar este martes de Carnaval orgulloso de hacerlo.
El portavoz parlamentario del PSdeG, Abel Losada, censuró que se produjesen «tres llamadas al orden en dos minutos», y mientras que se expulsó a este diputado, desde las bancadas populares acusaban a Calviño de «payaso».
En una intervención posterior, Losada puso el acento en que, en realidad, el tema de fondo era la «corrupción, que es un problema económico y social de primer orden», y ha subrayado que la misión del presidente de la Cámara es «garantizar la libertad de expresión, más allá de garantizar el orden público».
Su homólogo del BNG, Francisco Jorquera, acusó a Santalices de «extralimitarse» y hacer una interpretación de las normas «exagerada, rigurosa y autoritaria». También apeló a una actitud «más flexible».

Además, le recordó que el presidente en funciones hizo un «comentario de texto» a la intervención del diputado Carlos Aymerich sobre su posicionamiento político del Tribunal Constitucional que fue «inapropiado» de quien ejerce la Presidencia.
PILAR ROJO, DEFIENDE A SANTALICES
Por su parte, la jefa del Legislativo gallego, Pilar Rojo, defendió a su sustituto, de quien aseguró que «cumplió escrupulosamente» el reglamento.
«Y por lo tanto, ejerció sus funciones», zanjó Rojo, quien tomó «constancia de las quejas» de los grupos, y quien abundó en que la actuación de Santalices está «convenientemente avalada».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar