Rajoy garantiza en «The Economist» que no hay duda sobre las cuentas públicas

El presidente del Gobierno ha participado en el foro «Más allá de la austeridad: volver a la senda del crecimiento», que organiza «The Economist», donde ha hecho un balance de la situación económica española y ha repasado las prioridades para el presente año.

Ha señalado que jornadas como esta sirven para «enfocar la realidad de la economía española con precisión y realismo». Este enfoque concreto «sin distorsiones, sin maquillar nuestros problemas, sin ignorar nuestras fortalezas y sin caer en el tremendismo» permite constatar que ha cambiado la percepción de nuestro país.

 

Según Rajoy, «si hace un año se dudaba sobre la sostenibilidad de nuestras cuentas públicas, hoy esa duda está despejada. Ahora, como muy bien han enfocado los organizadores de este seminario, el reto es el crecimiento».

El presidente ha recordado que hace tres años participó en este foro y ya entonces apuntó la necesidad de «reconducir la dramática situación de nuestras cuentas públicas, la necesidad de solucionar los problemas de financiación de nuestras empresas y familias», así como la importancia de fomentar la competitividad. Estos han sido, según ha explicado, los ejes de su acción de Gobierno durante el último año.

Una estrategia integral

Rajoy ha asegurado que «desde el primer momento teníamos perfectamente identificados los desequilibrios de la economía española y nos pusimos a actuar para corregirlos».

Entre ellos ha destacado el endeudamiento público y privado, el saneamiento del sistema financiero y la mejora de la flexibilidad y competitividad de nuestra economía.

Para hacer frente a todo ello «seguimos una estrategia de política económica integral» que se ha articulado a partir de un proceso de consolidación fiscal de todas las administraciones públicas, la culminación de la reestructuración bancaria y la puesta en marcha de un ambicioso conjunto de reformas estructurales.

Respecto al proceso de consolidación fiscal ha detallado algunos resultados: la recaudación ha subido un 4,2% respecto a 2011 y se prevé que la reducción del déficit público estructural primario «ascienda a 3,5 puntos del PIB aproximadamente».

Superávit comercial

Rajoy ha repasado las principales reformas estructurales emprendidas durante el último año y ha ejemplificado sus efectos en el caso de la industria del automóvil, en la que España se está convirtiendo en «referencia europea».

Así, «en términos de exportaciones el sector español de la automoción es el principal sector industrial exportador (32.552 millones de euros en los once primeros meses de 2012), lo que representa alrededor del 17% del valor de las exportaciones industriales españolas».

Estos datos, junto al resto de los aportados por nuestro sector exterior, llevan a que, por  primera vez en 20 años, «se consigue un superávit en la balanza comercial sin bienes energéticos» y a que el saldo comercial frente a nuestros socios del área euro sea positivo, «algo que no había ocurrido nunca».

Además, entre julio y noviembre de 2012, la economía española logró un superávit por cuenta corriente y de capital de 7.969 millones de euros. «Se trata de la primera vez en que la cuenta corriente y de capital española presenta superávit desde 1998 y, por tanto, es la primera vez en los últimos 14 años que España no requiere financiación internacional neta», ha explicado.

Buenas perspectivas

Para el presidente, estos son los primeros resultados «del cambio radical de política económica que ha puesto en marcha este Gobierno». Sus previsiones, «compartidas por organismos internacionales como el FMI, anticipan que en la última parte de 2013 y en el año 2014 nuestra economía recuperará tasas positivas de crecimiento del PIB».

Mariano Rajoy ha concluido su intervención señalando que «el afán reformista de este Gobierno ni se distrae, ni flaquea, ni se agota». En su opinión, «la sociedad española ha dado muestras suficientes de su responsabilidad, su madurez y su capacidad emprendedora cuando se le han dado los medios para desarrollarlas» y esa es la determinación que anima al Gobierno.

Asuntos de actualidad

Tras su intervención, el presidente del Gobierno ha sido entrevistado por Michael Reid, editor de «The Economist», con quien ha repasado algunos de los aspectos más relevantes de la actualidad.

Sobre la necesidad o no de reformar la Constitución para abordar asuntos como la reforma del Estado autonómico, Rajoy ha asegurado que nunca se negará a cambiarla, puesto que ya ha participado en otros dos cambios. Ha insistido en que ello requiere un consenso básico, una gran mayoría, claridad al establecer lo que se quiere reformar y oportunidad en la determinación del momento.

Por otro lado, Rajoy ha garantizado que nunca usará la mayoría absoluta para modificar la Ley Electoral porque hay consensos básicos que se deben respetar. También se ha mostrado convencido de que Cataluña seguirá formando parte de España: «No veo que los catalanes quieran que se les prive de su condición de españoles», ha dicho. En cualquier caso, ha garantizado que siempre estará abierto al diálogo y ha avanzado que pronto hablará de nuevo con el presidente catalán, Artur Mas.

Respecto a la confianza de los ciudadanos en la política y en sus responsables, el presidente ha recordado que España es un país con prensa libre, con controles e instituciones que funcionan. Se ha mostrado dispuesto a valorar cualquier sugerencia que mejore la situación y ha asegurado que «no hay tanto un problema de leyes, que pueden reformarse, como de cumplimiento de las leyes».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar