El Papa abdica

Benedicto XVI en la Catedral de Santiago

 

El Papa Benedicto XVI deja el Pontificado el 28 de febrero. Lo ha anunciado personalmente en latín durante la canonización de lo mártires de Otranto, según publica la agencia de noticias italiana ANSA.

Hace justamente un año se publicaba en Italia  la posibilidad de que abdicara  antes de su muerte. Así lo declaró entonces  el sacerdote italiano Luigi Bettazzi, Obispo de Ivrea, en un programa radiofónico de la cadena pública nacional italiana Rai2. “Con todos los problemas que existen en la curia romana, las tensiones que hay dentro de El Vaticano, podría estar pensando en la dimisión”, señaló. “Creo que se siente cansado; basta mirarlo, es un hombre acostumbrado a los estudios”.

El prelado intervino así sobre una eventualidad que recientemente se han planteado expertos, como el vaticanista Marco Politi, uno de los estudiosos italianos más acreditados sobre temas religiosos y con más de 30 años de experiencia. En su libro “Crisis de un Pontificado”, Politi sostiene que el frágil estado de salud del Papa, así como su pragmatismo y racionalidad, materializarían una eventual renuncia.
“La dimisión de Benedicto es una posibilidad real y concreta, así como ha dicho él mismo, públicamente y refiriéndose a sí mismo, y que se entiende si se considera que se trata de un hombre profundamente racional y pragmático”, dijo Politi.

DECLARACIONES A SU BIÓGRAFO

El experto se refirió a unas declaraciones que Benedicto hizo en la única entrevista que ha concedido hasta ahora, a su biógrafo oficial, el alemán Peter Seewald, publicada en 2010 en el libro “Luz del Mundo”. En este volumen, Ratzinger argumenta que un Pontífice tiene el derecho y, según las circunstancias, el deber de retirarse si pierde la fuerza física, psicológica y espiritual para cumplir su misión, aunque, aclara, esta eventualidad no ha de producirse en el momento del peligro.

Con anterioridad, e n septiembre de 2010, el periodista Antonio Socci sostuvo en las páginas del diario Libero, de propiedad de la familia del ex Primer Ministro Silvio Berlusconi, que el Papa estaba planteándose abdicar.

Pese a que va en contra de siglos de tradición, la dimisión de un Papa es una eventualidad prevista el código de Derecho Canónico, de acuerdo con la versión promulgada por el difunto Juan Pablo II el 25 de enero de 1983. Según los expertos, Benedicto no es el primer pontífice que estudia la cuestión. Ya Juan Pablo II, Pablo VI y Pio XII consideraron cumplir con este paso, aunque lo mantuvieron en secreto. Agencia Reforma.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar