La concejala compostelana abandona los juzgados de Lugo sin medidas cautelares

 

La concejala de educación del Ayuntamiento de Santiago, Rebeca Domínguez, ha salido de los juzgados de Lugo tras declarar como imputada en el marco de la ‘Operación Pokémon’ por segunda vez ante la instructora, Pilar de Lara Cifuentes.

A la salida del juzgado, Rebeca Domínguez no ha querido hacer declaraciones, pero su abogado, Alberto Barreiro, aseguró que la declaración se produjo «con cordialidad» y «con entereza». «Cuando se va con la verdad, la preocupación no existe», ha señalado a los medios.

Al ser preguntado por si se habían puesto algún tipo de medidas cautelares, el abogado subrayó que «en absoluto» y añadió, a renglón seguido, «si acaso, una medalla».

La concejala compostelana llegó sobre las 10.00 horas a los juzgados de la Plaza de Avilés acompañada de su abogado, portando un portafolios. Hasta las 11.30 horas no entró en el despacho de la jueza, del que salió una hora y media después.

Aunque no se aclaró a su salida el motivo de la declaración, la concejala ha sido citada después de que trascendiera un informe del Ayuntamiento compostelano supuestamente manipulado que autorizaba el pago de una deuda a Vendex por haber prestado el servicio de limpieza, control y conserjería en colegios y polideportivos de Santiago a pesar de que el contrato había concluido.

Por otro lado, el principal imputado en esta instrucción judicial, el expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y exconcejal en Lugo, Francisco Fernández Liñares, acudió este lunes, poco después de las 8.30 horas para firmar en el juzgado, según han confirmado fuentes judiciales, para cumplir con las medidas cautelares impuestas la jueza, después de que la Audiencia Provincial dispusiera el pasado 9 de enero su salida de la prisión de Bonxe.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar