Facenda defiende unos presupuestos «que blindan los servicios básicos»

La conselleira de Facenda, Elena Muñoz, ha defendido este martes el proyecto de presupuestos gallegos para 2013 –con un gasto no financiero que se sitúa en 8.479 millones de euros– porque, ha esgrimido, «blinda» la prestación de servicios públicos «esenciales» y aspira a conseguir que Galicia sea «de las primeras» comunidades en superar la crisis y retomar el crecimiento económico.

En un pleno marcado por el plante de la oposición y algún incidente en la tribuna de invitados que obligó a suspender la sesión unos minutos, Muñoz ha detallado el contenido de las cuentas gallegas, que se ajustan, ha defendido, al «principio de la estabilidad presupuestaria» enmarcada «en la senda de consolidación fiscal» fijada por la Unión Europea (UE) y el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Tras constatar que Galicia «no se puede abstraer» de este camino, la titular de Facenda ha reivindicado la gestión del Ejecutivo y ha subrayado que los presupuestos permiten «preservar», en un momento de crisis económica, las políticas de sanidad, educación y servicios sociales, que concentran el 77,1 por ciento del gasto total, que «ganan peso» y suponen «casi 9 puntos más que en 2009».

Muñoz también ha enfatizado que, pese a los menores recursos financieros y de contar con 2.100 millones menos que hace cuatro años, las cuentas para el presente ejercicio tratan de reaccionar frente a la crisis, «estimulando al máximo» las políticas de fomento de la actividad económica y de desarrollo de un modelo de crecimiento «basado en la especialización, la internacionalización y la mejora de la competitividad y el conocimiento».

No en vano, ha insistido en que «una vez blindada» la prestación de los servicios básicos, los presupuestos pretenden conseguir «en el menor tiempo posible» una senda de crecimiento, un objetivo transversal para todas las consellerías, que contribuyen a ello mediante el Fondo de Crecimeinto, dotado con 386 millones de euros.

COLOCACIÓN DE DEUDA

En su intervención, la conselleira ha recordado que Galicia fue capaz de completar «en menos de una semana» la colocación de los 1.024 millones de euros de deuda autorizados por el Gobierno central, lo que permite a la comunidad «blindar» los pagos de este año, extremo que ha vinculado con la «fiabilidad y cofianza» que genera entre los inversores por la «solvencia, rigor y sostenibilidad» de sus cuentas.

 

 

A renglón seguido, ha subrayado que es «precisamente este control del endeudamiento» impulsado desde que Alberto Núñez Feijóo tomó las riendas de la Xunta lo que permite que Galicia sea en 2013 la comunidad «en la que menos crecen los gastos financieros», tres veces y media «menos» que en el conjunto de comunidades.

Después de incidir en las buenas condiciones y a los tipos «muy competitivos» con los que ha podido colocar su deuda, ha defendido que Galicia puede dedicar a gastos «productivos» los recursos que no tiene que aportar al pago de intereses puesto que, ha recordado, tendría que «detraer 70 millones de euros más para este capítulo» si se comportase «como la media de autonomías».

«MEJOR COMPORTAMIENTO» DE GALICIA

En un momento en la que son necesarias «reformas» y adoptar decisiones que «no son fáciles», pero que acarrearán resultados «a medio y largo plazo», se ha reafirmado en que gracias a la gestión de la Xunta el «esfuerzo» de Galicia es «muy inferior» a los que se ven obligadas a realizar a otras autonomías.

Por último, ha ratificado que este año la economía gallega volverá a tener «un comportamiento mejor» que la española, al igual que en 2012, puesto que se prevé que mantenga un diferencial positivo de dos décimas, fundamentalmente «por una mejor evolución» del sector industrial y una menor caída de la actividad constructora e inmobiliaria.

También espera un mejor comportamiento que la media en lo relativo a las administraciones públicas y a la inversión empresarial.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar