La oposición se une frente al control de invitados al Parlamento

Los tres portavoces parlamentarios de los grupos de la oposición, Abel Losada (PSOE), Xosé Manuel Beiras (AGE) y Francisco Jorquera (BNG), han escenificado este lunes su rechazo unánime a la decisión de la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, de asumir en exclusiva la potestad de llevar a invitados a los plenos y han anunciado que «si en las próximas horas» no rectifica habrá «una respuesta conjunta y contundente».

En una comparecencia conjunta en el Pazo do Hórreo, los tres han insistido en que la jefa del Legislativo debe dar un paso atrás en relación al «secuestro» de la Cámara y han esgrimido que, si no lo hace, PSdeG, AGE y BNG «buscarán una fórmula» para que esta respuesta «contundente» se visualice en el pleno de presupuestos, que arranca este martes y que supone uno de los debates más importantes del año.

Así lo ha manifestado el portavoz socialista, Abel Losada, muy crítico con la «especie de estado de sitio parlamentario» que, a su entender, pretende introducir Pilar Rojo con el objetivo de evitar que se hagan visibles en sede parlamentaria «las consecuencias dramáticas» de las políticas del PP «en la calle».

«Rechazamos cualquier intento de anteponer los intereses de partido, del PP en concreto, a los ciudadanos», ha manifestado Losada, en la misma línea que el portavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras, quien ha interpretado el «veto» a la entrada de invitados de la oposición como «una extralimitación» de la presidenta y el «afloramiento de su subconsciente».

«Para ellos los ciudadanos son del PP o son enemigos», ha señalado Beiras, antes de alertar de que Rojo «está convirtiendo el Parlamento en un castillo kafkiano porque no sabe lo que es la democracia». «Y adopta esta medida de despotismo sin ilustración como si fuese la directora de un reformatorio y no de una Cámara de representantes de la soberanía popular», ha reprobado.

«DECISIÓN AUTORITARIA»

Por su parte, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha advertido de que se trata de una «decisión autoritaria» que prueba «que Rojo no actúa como presidenta del Parlamento, sino al dictado del Ejecutivo y siguiendo las instrucciones del PP y Feijóo». Con ella, ha dado por hecho que se «profundiza más» en la «brecha» abierta entre instituciones y ciudadanos.

Asimismo, ha advertido de que, «por muy respetuoso» que sea «con las mayorías decididas por los ciudadanos», el PP debe tener claro que su mayoría absoluta –41 de los 75 diputados– no significa que la Cámara autonómica sea de su «propiedad». «Es propiedad del pueblo gallego y el PP, con esta medida, quiere secuestrar el Parlamento», ha aseverado.

Los portavoces de los grupos han preferido no desvelar a qué fórmula recurrirán para su «respuesta contundente», según ha argumentado Abel Losada porque aún están manteniendo conversaciones al respecto, mientras que Francisco Jorquera ha apuntado que la jefa del Legislativo aún puede cambiar de postura en las próximas horas.

Sobre la fórmula por la que más se apuesta en los pasillos de la Cámara, la escenificación mediante un plante en el pleno de presupuestos, Beiras ha insistido en que «malos estrategas» serían los portavoces de los grupos si avanzasen cuál será su actuación y ha ironizado con que sus respectivos grupos podrían pedir su «destitución inmediata por estupidez».

«NO SOMOS GUARDIAS DE SEGURIDAD»

Del mismo modo, acerca de si la oposición se plantea adoptar medidas legales en el caso de que Pilar Rojo se reafirme en su decisión, Losada ha insistido en que hay que esperar a ver cuál es su reacción antes de optar por otro tipo de vías. Asimismo, ha señalado que el «único criterio» expuesto por la Presidencia ante el PSOE es que Rojo asumía la potestad.

Igualmente, sobre planteamientos previos por parte de la Presidencia, Xosé Manuel Beiras ha reconocido que se abordó la cuestión de mantener el orden, con respecto a lo que ha advertido de que los grupos «no carretan» invitados, sino que son «una puerta de entrada» para los ciudadanos. «Y desde luego, que no nos íbamos a constituir en guardias de seguridad del Parlamento porque no nos correspondía», ha zanjado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar