El PSOE pierde la alcaldía de Vilamartín de Valdeorras al prosperar la moción de censura

Fuerte presencia de fuerzas del órden en Vilamartin de Valdeorras

El PP ha arrebatado este lunes la alcaldía de Vilamartín de Valdeorras  al PSdeG, al haber prosperado una moción de censura que devuelve el bastón de mando a la María Jesús Candal, anterior alcaldesa del PP,  en alianza con dos de los tres ediles de la formación independiente Alternativa Popular Galega (APGa).

La sesión para debatir la moción de censura se ha celebrado en un ambiente tenso, entre gritos e insultos de vecinos que se habían trasladado al centro social al cual se llevó el pleno para poder disponer de mayor aforo. El recinto incluso tuvo que ser desalojado y revisado por la Guardia Civil ante una amenaza de bomba que minutos después se comprobó que era falsa.

Esta moción de censura cierra una breve etapa de 18 meses de gobierno municipal socialista en Vilamartín de Valdeorras, un pequeño municipio de apenas 2.000 habitantes a orillas del río Sil. Vuelve al sillón de regidor María Jesús Candal, del PP, quien ya fue alcaldesa y sucesora de su propio padre, Manuel Candal.

La moción de censura prosperó con los cuatro votos de los concejales del PP y de dos de los tres ediles independientes de APGa, que estuvieron en la corporación municipal de Vilamartín de Valdeorras en alguno de los 36 años de alcaldía de Manuel Candal, fallecido un año después de dimitir de su cargo en 2008, momento en el que su hija asumió el bastón de mando durante dos años y medio, hasta las elecciones municipales de 2011.

En el pleno no participó el tercer concejal de APGa, Francisco Quintas, pero en su discurso, el alcalde saliente se refirió a él para decir que hizo «zas, lanzó la piedra y escondió la mano porque espera medrar en política».

BASTÓN DE MANDO

Tras la votación, la normativa indica que se da paso al traspaso de poder municipal, con la simbólica entrega del bastón de mando del alcalde saliente al entrante, pero Enrique Álvarez se levantó de la mesa para decirle al público que no reconoce a la nueva alcaldesa y abandonó el salón de actos acompañado de los otros tres concejales del PSOE, al tiempo que lo hacía todo el público, excepto las 18 personas que quedaron hasta la toma de posesión, en apoyo a la alcaldesa entrante.

Nada más salir los cientos de asistentes al acto, María Jesús Candal recibió el bastón de mando de manos de su aliado de APGa y presidente de la mesa de edad, Santiago Rodríguez Fernández, pues el alcalde saliente ya no estaba. Momentos antes de hacerlo, Candal mostró a los fotógrafos el nombre de su padre grabado en el mango de plata del bastón.

La primera orden de la nueva alcaldesa, tras recoger el bastón, fue requerir la presencia de las «fuerzas del orden» por voz de la secretaria municipal y, tanto ella como sus aliados del PP y APGa, acompañados de un grupo de 18 personas entre alcaldes y simpatizantes del PP, aguardaron a que los efectivos de la Guardia Civil formasen un cordón en la puerta principal del centro social para que los protegiese hasta el vehículo que los llevó fuera del lugar.

DISCURSO

En su intervención aún como candidata a la alcaldía, previa a la votación, María Jesús Candal aludió a que la gente tiene que diferenciar entre «los concejales que dividen a los vecinos y los ediles que se unen en beneficio de Vilamartín de Valdeorras», en alusión a la alianza para firmar la moción de censura con dos de los tres ediles de APGa.

Por su parte, el socialista Enrique Álvarez se refirió a todos y cada uno de los firmantes de la moción para explicar por qué lo hicieron, desde su punto de vista. De su gestión en 18 meses explicó que recibió un ayuntamiento con 1,3 millones de euros de deuda que su equipo redujo «a la mitad».

Respondió también a la acusación de Candal sobre el gobierno por decreto que supuestamente ejerció al estar en minoría, para explicar que peor era lo ocurrido en los dos años anteriores en los que ella fue alcaldesa, entre 2008 y 2011, en los que los plenos municipales «eran todos extraordinarios para que la oposición no tuviera derecho a réplica». «Hoy asume la alcaldía por segunda vez y ninguna de ellas fue por elección del pueblo», denunció.

Excepto el grupo de 18 personas que acompañaron a la alcaldesa entrante en su toma de posesión, cientos de vecinos que ocuparon el espacio del público hasta ese momento vitorearon con gritos y aplausos al alcalde saliente e interrumpieron continuamente a Candal durante su discurso.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar