El Bloque apremia al ministro Cañete para seguir accediendo al Gran Sol

La portavoz del BNG en el Congreso, Olaia Fernández Davila, pide al ministro de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, que presente «cuanto antes» ante las autoridades del Reino Unido los dos informes precisos para que el sector pesquero pueda seguir faenando en aguas del Gran Sol.

A través de una iniciativa, hace referencia a la decisión de la Joint Nature Conservation Committee, órgano del Reino Unido para la conservación de la naturaleza, que llevó al Parlamento escocés la necesidad de proteger las zonas de fondos marinos donde faena la flota de arrastre y de palangre gallega. Entre estas zonas estaría el suroeste de Reino Unido y el noroeste de Escocia, ambas caladeros habituales donde faena la flota gallega.

De esta manera, si decide declarar «zonas marítimas protegidas», se trataría de «un nuevo golpe» a la actividad pesquera, porque afectaría a casi un centenar de embarcaciones de la flota del Gran Sol. Sería, pues, «un revés» para la actividad de la flota arrastrera y palangrera que pesca en amplias áreas del caladero situado frente a Escocia, Gran Bretaña e Irlanda.

La parlamentaria nacionalista explica que el sector «no critica» que Reino Unido decida restringir ciertas áreas, pero cuestiona que esta medida tenga que ser extensible a toda el área, «porque las zonas por las que pasaron barcos arrastreros y palangreros durante años no tienen apenas coral o hábitats vulnerables».

Así, Davila recoge las consideraciones del sector pesquero en las que señala que «este aspecto es fácilmente demostrable mediante informes», pero que los debe realizar el Gobierno español. Se precisaría, de esta forma, un informe de impacto que incluya la denominada en inglés ‘foot printe’, la pegada de arrastre, y un informe de la flotabilidad positiva de palangre que utilizan los pincheros en el Gran Sol.

«NO ES DIFÍCIL»

El sector pesquero afirma que el Gobierno cuenta con los datos de las embarcaciones que allí pescan, por lo que, según explica Davila, «no es difícil realizar el ‘foot print’ que demuestra que la zona es un caladero tradicional».

En el segundo caso, añade, el Instituto de Ocenografía ya realizó un informe sobre la flotabilidad positiva del palangre para una situación similar en el área del Antártico.

«La reacción de la Administración central no debería hacerse esperar, porque juega con el tiempo en contra», manifiesta Davila, quien recuerda que la propuesta de Joint Nature Conservation Committee ya está en el Parlamento escocés.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar