Una auditoría del Concello de Santiago localiza 176 mil euros del bipartito «incobrables»

Maria Pardo, concejala del gobierno muncipal de Santiago

Una auditoría encargada por el Ayuntamiento de Santiago en octubre de 2011 para realizar un diagnóstico económico-financiero y la gestión de servicios del Consistorio ha detectado un montante de 176.764 euros incobrables de la época del bipartito, que se corresponden a inversiones realizadas pero cuyos expedientes no se tramitaron de la forma conveniente.

Este dato ha sido presentado por la concejala de Urbanismo, María Pardo, en la rueda de prensa en la que dio a conocer resultados de la auditoría realizada sobre 16 proyectos de los ejercicios comprendidos entre 2008 y 2011, sobre un total de 231, financiados con cargo al capítulo siete de ingresos.

Del total, se concluye que cinco de estos proyectos suman 176.764 euros de derechos incobrables, es decir, gastos que se llevaron a cabo en base a derechos reconocidos «sin el debido soporte documental». Esto supone que «nunca se cobrarán» y que, por lo tanto, hubo que quitar los recursos de otras inversiones para afrontar el pago de las ya hechas.

De estas cinco actuaciones también se derivan derecho sí reconocidos documentalmente pero que, tal y como ha explicado María Pardo, no fueron ingresados a día de hoy. En este sentido, ha explicado que el Ayuntamiento comenzó en 2012 las gestiones oportunas para poder ingresar ese dinero, pero ha lamentado que el gobierno bipartito anterior no tramitase los expedientes de forma que se pudiesen cobrar estas cuantías.

En este contexto, la también concejala de Hacienda apostó por evitar este tipo de situaciones en el futuro, efectuando un registro de derechos según las normas contables. A modo de ejemplo, puso el caso de la subvención para el Castillo de la Rocha, cuyas obras «no se van a ejecutar en base a transferencias del capítulo siete de ingresos hasta que se hayan formalizadas».

Por otro lado, ha asegurado que la situación que se vivía con anterioridad en el Ayuntamiento también provocaba que el periodo medio de pago a pequeños proveedores fuese de 105 días y, a grandes, de 180, una vez que entraban las facturas en Tesorería. Sin embargo, ha reivindicado, «corregida esa disfunción», hoy en día las facturas reconocidas «se pasan directamente a caja para su pago» y se efectúa su pago en «uno o dos días».

FACTURAS REGISTRADAS

Según ha explicado en su intervención, en la auditoría también se detectó que en el ejercicio 2011 se registraron 6.900 facturas de las cuales el 65 por ciento tenía un importe inferior a 1.000 euros. Esta situación se pretende corregir ahora, según ha dicho, con la «centralización» de compras, lo que –ha remachado– también permitirá aplicar «economías de escala».

De hecho, ha indicado, las soluciones que se aportan para esta «disfunción» es la de fijar una central de compras, aplicar las economías de escala y una reducción de los costes. Pardo ha indicado que esta situación ya se palió en parte en 2012, en que el número de facturas descendió a 5.500.

En cuanto al registro de facturas, la Concejalía de Hacienda va a centralizar en una única ventanilla este servicios y también se está trabajando en la factura electrónica. Esta auditoría incluye la elaboración de un plan director, que se presentará próximamente.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar