Fernández de Mesa asegura que no tenía capacidad de tomar decisiones sobre el Prestige

Arsenio Fernández de Mesa, exdelegado del Gobierno en Galicia y actualmente director general de la Guardia Civil

El exdelegado del Gobierno en Galicia y actual director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha negado que tuviese «capacidad» para tomar «ninguna decisión» en la gestión de la catástrofe marítima. «Ni autoritas ni potestas», ha sentenciado a preguntas del letrado de Nunca Máis negando que hubiese dado «ninguna instrucción a nadie».

En el juicio por la catástrofe, De Mesa, la persona que presidía el órgano rector constituido tras el siniestro y que llegó a estar imputado, ha manifestado que la toma de decisiones correspondía a la «autoridad marítima», en alusión al entonces director general de la Marina Mercante José Luis López Sors.

«Supongo que Sors no tomaba las decisiones solo, sino con sus asesores», ha precisado sobre el gabinete de crisis que se constituyó. Además, preguntado si se valoró la posibilidad de llevar el barco a un puerto refugio, ha manifestado que «los trabajos de los técnicos no estaban en el despacho del delegado del Gobierno ni en un grupo de amigos», ha apostillado.

En respuesta a las declaraciones del directivo de la empresa de rescate Smit Salvage, Albert Koffeman, que le identificó como la persona que «más insistía» en alejar el buque, ha manifestado que no dio «ninguna instrucción a nadie» y que sería «muy raro que insistiera en algo firmado y aceptado», ha precisado sobre el documento que tuvo que firmar la empresa, para poder subir al barco, y en la que se estipulaba que debía mantenerse a 120 millas de la costa española.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar