El centro urbano de As Burgas sigue creciendo

La Xunta cederá de forma gratuita al Ayuntamiento de Ourense tres parcelas en la zona de As Burgas segregadas de los suelos en los que se localizan las viviendas rehabilitadas por el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) en los números ocho, 10 y 12 de la calle Vilar.

Así lo ha aprobado el Consello de la Xunta en su reunión de este jueves, en la que ha detallado que estas parcelas tienen la calificación urbanística de suelo urbano consolidado, zona verde, espacio libre, dotacional sociocultural de sistema general.

La cesión se produce en el marco del convenio entre el Ayuntamiento y el IGVS por el que la administración municipal adquirió las citadas construcciones de la calle Vilar y sus antiguos huertos para cederlas al Instituto Galego de Vivenda e Solo, que se encargó de rehabilitar los edificios.

 

Según ha indicado la Xunta, una inversión de más de 1,3 millones de euros por parte del IGVS permitió obtener 10 viviendas rehabilitadas, que fueron entregadas a sus adjudicatarios en marzo de 2011. Asimismo, se rehabilitaron los bajos, que fueron cedidos gratuitamente al municipio. La actuación termina ahora con la cesión de las parcelas segregadas.

Esta decisión se enmarca en el compromiso de la Xunta de colaborar con el Ayuntamiento en el desarrollo ordenado de esta zona histórica de la ciudad de Ourense, que tuvo reflejo el año pasado en la autorización del

plan especial de As Burgas.

DEPURADORA DE GANDARÍO, EN BERGONDO

En su reunión de este jueves, el Gobierno gallego también ha aprobado el decreto por el que se declara la utilidad pública y se dispone la «urgente ocupación» de los bienes y derechos afectados por las obras de colectores generales y la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) en Gandarío, en el municipio coruñés de Bergondo.

La obra, que realiza la Consellería de Medio Ambiente, tiene un presupuesto de más de 4,2 millones de euros y está en estos momentos en el trámite de licitación, ha explicado la Xunta.

De este modo, con esta actuación, el Gobierno gallego prevé solucionar la «carencia de infraestructuras de aguas residuales y saneamiento» en la zona de Gandarío, así como de los vertidos que se envían directamente a la ría de Betanzos sin depuración.

A ESPERANZA, EN SAN SADURNIÑO

Por otra parte, el Consello de la Xunta ha dado luz verde a la modificación puntual de las normas subsidiarias de planeamiento del Ayuntamiento de San Sadurniño para la delimitación de la zona de A Esperanza como núcleo rural común, en lugar de su clasificación actual como suelo no urbanizable en las categorías de régimen normal y agropecuario.

Esta modificación tiene como objetivo reconocer como núcleo rural común el de A Esperanza, que no está recogido como tal en las normas subsidiarias del planeamiento vigentes en este municipio de la provincia de A Coruña.

MODIFICACIÓN DEL PGOM DE VILAMARÍN

Además, el Gobierno gallego ha autorizado la modificación puntual del Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) del Ayuntamiento de Vilamarín (Ourense), en el núcleo rural de Delvenzón.

Con este cambio, la Xunta busca la redelimitación del núcleo rural, adaptándolo al parcelario y a las características físicas del territorio, incluyendo a las áreas más adecuadas para la edificación.

En concreto, el ámbito de la actuación afecta a 19.182 metros cuadrados de suelo de núcleo rural de Delvenzón y a 828 metros cuadrados de suelo rústico de protección agropecuaria.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar