Dos años de alejamiento de la Catedral de Santiago al acusado de extorsionar al exdeán

 

   El Juzgado de Instrucción Número 2 de Santiago ha condenado por un delito de estafa en grado de tentativa a dos años de alejamiento de la Catedral y a la multa económica mínima al hombre acusado de tratar de estafar al exdeán de la basílica compostelana José María Díaz, entre otro personal del templo.

Según informan fuentes judiciales, el Juzgado de Instrucción Número 2 de Santiago ha celebrado este martes un juicio rápido contra el hombre acusado de tratar de estafar a personal de la Catedral compostelana.

El procesado, que ingresó el fin de semana en prisión tras ser detenido, ha sido condenado a dos años de alejamiento de la Catedral de Santiago y a abonar la multa mínima, que no supera los 300 euros, según precisan fuentes judiciales.

El juicio rápido se ha celebrado después de que el titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Santiago, José Antonio Vázquez Taín, tomase el lunes declaración al exdeán de la Catedral, a otro miembro del Cabildo, así como a varios policías.

MODUS OPERANDI

Entre sus víctimas, según información facilitada por la Policía Nacional, se incluye la baronesa Thyssen y el exdeán de la Catedral de Santiago, quien colaboró en el proceso durante el cual se llevó a cabo la detención. De hecho, el arresto se produjo ‘in fraganti’, en el momento en que el extorsionador se disponía a cobrar una importante suma de dinero a cambio de no hacer público un DVD con información.

Tras numerosas llamadas de teléfono y varias entrevistas, los agentes procedieron del investigado cuando entraba en el Convento de las Madres Mercedarias para tratar los detalles de la entrega del dinero a cambio de un supuesto DVD, según ha señalado la Policía.

El estudio del ‘modus operandi’ empleado permitió a los agentes saber que se trataba de la misma persona que, en octubre de 2011, había coaccionado a la baronesa Thyssen del mismo modo. El cotejo de las fotografías obtenidas en una conocida cadena de restaurantes permitió señalar, sin lugar a dudas, que se trataba de la misma persona.

El ‘modus operandi’ del detenido, según la Policía Nacional, era siempre el mismo. Así, seleccionaba a una víctima, ya fuese político, empresario o sacerdote, a través de los medios de comunicación para, posteriormente, ponerse en contacto con la persona en cuestión y ofrecerle la información que le interesaba.

Normalmente, ofrecía esta información almacenada en un DVD a cambio de una importante cantidad de dinero, según indicó la Policía, que subrayó que el extorsionador amenazaba al interesado con hacer pública la información o con emplear la violencia física si no recibía una recompensa.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar