Ángel Carromero recupera la libertad tras un oscuro procesamiento en Cuba

 

El dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero abandonó la cárcel de Segovia e media tarde en un automóvil, en compañía de un grupo de unos amigos que lo esperaban en un coche para dirigirse a Madrid, manteniendo absoluito ante los medios de comunicación de acuerdo con los términos de la negociación diplomática qe permitió su liberación, tras un oscuro procedimiento judicial.

La salida es consecuencia de la aprobación por Instituciones Penitenciarias de la propuesta de tercer grado elevada por la Junta de Tratamiento del centro penitenciario. El lunes acudirá a un centro de inserción social de Madrid, después de que Instituciones Penitenciarias le haya concedido el régimen abierto o tercer grado.

El permiso de fin de semana para los presos que disfrutan el tercer grado no les obliga a volver a un centro penitenciario para dormir hasta el lunes por la noche. Además Carromero ya no volverá a la prisión de Segovia ya que a partir de ahora dependerá de un Centro de Inserción Social (CIS) de la Comunidad de Madrid donde continuará con su empleo.

Se suma así al procedimiento establecido legalmente de prepararse para la reinserción social como todos los presos sujetos al régimen de semilibertad se encuentran en estos centros.

OSCURO PROCESAMIENTO

El dirigente de Nuevas Generaciones de Madrid fuie detenido en Cuba el 24 de julio de 2012 tras sufrir un confuso accidente de tráfico en el que fallecieron Oswaldo Payá (conocido activista opuesto al régimen castrista) y Harold Cepero. El vehículo era conducido por el propio Carromero, que resultó herido, igual que el dirigente de la Juventud Cristiano Demócrata de Suecia Jens Aron Modig que iba en el asiento del copiloto.

El juicio contra Carromero, para el que la Fiscalía cubana pedía 7 años de prisión, se celebró el 5 de octubre de 2012y fue condenado finalmente a 4 años de prisión. Una intensa negociación política permitió que el ciudadano español fuera trasladado a España para cumplir condena.

Desde entonces -como ayer mismo- Carromero se niega a hacer declaraciones para no deteriorar un acuerdo diplomático de silencio, para evitar que el régimen castrista niege en lo sucesivo la salida del país en caso de procesamiento de ciudadanos españoles.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar