Aymerich pide ahora «que el nacionalismo se vuelva a unir»

El viceportavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, ha apostado por que el nacionalismo gallego «se vuelva a unir», aunque ha considerado que será necesario explorar fórmulas «nuevas», puesto que no cree que todas las vertientes puedan integrarse en una única formación.

En una entrevista en la Cadena SER recogida por Europa Press, Aymerich ha animado al BNG a no conformarse ni resignarse y ha instado a ser «sensibles y tener los oídos abiertos» a lo que se dice en la calle. Así, ha dicho que percibe que la gente pide al Bloque que «reaccione e introduzca cambios profundos», pero, «sobre todo», que de alguna forma «el nacionalismo se vuelva a unir».

«La gente vive no con alegría precisamente esta división del espacio nacionalista. Entre todos tendremos que actuar con visión de país, con mucha generosidad, sabiendo que por encima de las organizaciones lo que está es el proyecto del nacionalismo para buscar fórmulas que nos permitan aparecer juntos ante la ciudadanía», ha argumentado.

En este contexto ha rechazado que las formaciones nacionalistas tengan que «dar marcha atrás ni volver». «Yo creo que las fórmulas tendrán que ser nuevas, no creo que podamos estar todos en la misma organización; pero viendo lo que pasa en Euskadi, por ejemplo, donde organizaciones diferentes concurren electoralmente juntas ante la ciudadanía, nos debería llevar a reflexionar a aquellos que nos sentimos nacionalistas», ha señalado.

De este modo, ha excluido a formaciones como Esquerda Unida –que concurrió conjuntamente a las elecciones con Anova, de ideología nacionalista y liderada por Xosé Manuel Beiras– y ha señalado que «hay otros que legítimamente tienen un proyecto que no es gallego, que es estatal, que tendrán que decidir». «A mi me interesa el nacionalismo gallego y creo que ese espacio hay que unirlo», ha concluido.

Aymerich ha considerado que el BNG debe pactar en su Asamblea Naciona «una hoja de ruta que suponga un cambio grande» tanto dentro de la organización como en la imagen que se proyecta en la ciudadanía. «Se debe escoger por encima de personas, porque creo que el debate en el BNG no es de personas», ha dicho.

Sobre las críticas de la viceportavoz de AGE en el Parlamento, Yolanda Díaz, a privilegios como que los diputados tengan ADSL en su domicilio pagado, el nacionalista ha apostado por hacer un debate «transparente» y «públicos» sobre cuáles son las retribuciones justas para los cargos públicos. «Yo tendría cuidado de no caer en el populismo. El reto está en dar el debate pero reivindicar a la política», ha avisado.

TENSIÓN CRECIENTE

En relación a los momentos de tensión vividos en el hemiciclo en las primeras sesiones, con protestas como las de los afectados por las preferentes, Aymerich ha considerado que se trata del «reflejo de la situación que se vive en la calle». «Esta es una Navidad dickensiana, especialmente triste, porque vemos que hay mucha gente que no es que no tenga dinero para regalos, sino para llevar una vida normal o mínimamente digna», ha indicado y ha agregado que «sería mucho pedir» que esa problemática no llegase al Parlamento.

Además, ha augurado que 2013 será «más difícil» para quienes lo están pasando mal y «eso se tiene que traducir en más tensión». Los presupuestos de la Xunta, ha destacado, «anuncian más recesión, más paro, más recortes en servicios básicos».

El diputado nacionalista ha dicho que el BNG pidió que enero fuese declarado hábil para celebrar plenos y para que compareciesen los conselleiros y explicasen las líneas de su política para esta legislatura. «Pero el PP no está por ello y para ellos el Parlamento es algo pesado que hay que llevar como se pueda y no la representación soberana del pueblo gallego donde tiene que dar cuentas», ha criticado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar