Presupuestos para la crisis: el 77 %, a gasto social

La Xunta tendrá en 2013 unos presupuestos con un gasto no financiero que se sitúa en 8.479 millones de euros, un 2,5% menos que el gasto ajustado de 2012, y que reservarán el 77,1% de los fondos a los servicios públicos fundamentales. El gasto por el pago de deuda será de 299,3 millones, un 10,1% más.

El Consello de la Xunta ha aprobado este jueves el proyecto de ley de los presupuestos para el próximo ejercicio, así como la prórroga de las cuentas de 2012 para los dos primeros meses de 2013, dado que el nuevo documento debe seguir el trámite parlamentario, por lo que se aprobará a finales de febrero y no entrará en vigor hasta el 1 de marzo, según han explicado el jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, y la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno autonómico.

Las cuentas para 2013 fijan, de este modo, un gasto que es inferior en 222 millones de euros al ajustado del ejercicio que ahora termina. La cuantía finalmente disponible en 2012 fue de 8.701 millones de euros, frente a los 9.135 millones aprobados en un inicio. Esta cuantía se vio afectada por posteriores recortes, dado que las cuentas se elaboraron sin que se hubiesen concretado las transferencias del Estado. Si se tiene en cuenta esta cifra inicial, la caída es del 7,2%.

Con las cifras presentadas este jueves, el Gobierno gallego sitúa las cuentas para el año próximo solo dos millones por debajo del techo de gasto que tenía permitido por el Parlamento (8.481 millones).

En su presentación, la conselleira de Facenda ha realizado una revisión del cuadro macroeconómico, dado el empeoramiento de las previsiones para el año que viene, y ha indicado que espera cerrar el presente ejercicio con una caída del producto interior bruto (PIB) del 1,1% y la tasa de paro en el 20,6%. Para 2013, el decrecimiento económico será del 0,9% y que el desempleo ascenderá hasta el 21%, aunque manteniendo el «diferencial positivo» respecto a España.

Núñez Feijóo ha defendido que se trata de unos presupuestos «realistas, que dicen la verdad sobre los ingresos y los gastos» y en los que los servicios públicos esenciales son «la prioridad absoluta». Además, ha destacado la creación de un fondo específico para el crecimiento económico dotado con 386 millones de euros.

El presidente gallego ha subrayado que el proyecto de las cuentas públicas se presenta 16 días hábiles después de la toma de posesión del Gobierno. «No conozco ningún gobierno ni administración que los presentase en el mismo mes de su toma de posesión», ha recalcado y ha concretado que los presupuestos estarán aprobados por el Parlamento en la última semana de febrero.

RECUPERACIÓN EN EL ÚLTIMO TRIMESTRE DE 2013

«Son unos presupuestos difíciles», ha arrancado la conselleira de Facenda su intervención, en la que ha destacado que las cuentas suman cuatro años consecutivos de reducciones, lo que ha aconsejado hacer «un esfuerzo de priorización» para compatibilizar la reducción del déficit, mantener los servicios públicos y «sentar las bases» para el crecimiento económico.

La economía española «será peor de lo previsto» en 2013, ha indicado Elena Muñoz, que ha considerado que la gallega «seguirá comportándose mejor». No obstante, «la situación sigue siendo difícil» y no será hasta el último trimestre de 2013 que comience la recuperación.

Sobre el endeudamiento, Muñoz ha defendido que Galicia «lo tiene controlado» y ha situado su ratio deuda/PIB por debajo de la media. El gasto financiero, ha dicho, «solo sube un 10%» en 2013, frente a una media del 30% en otras comunidades. «Es la comunidad en la que menos aumentan los gastos financieros», ha afirmado y ha argumentado que esto se debe a que es «solvente» y logra financiación con intereses más bajos.

INGRESOS Y GASTOS

Los ingresos suben en 35 millones de euros en las cuentas de 2013 (un 0,4%), hasta un total de 7.984,1 millones, fundamentalmente por el incremento de las transferencias del sistema de financiación autonómica, ha dicho la titular de Facenda. En concreto, la Xunta espera un aumento del 3,8% en impuestos indirectos; del 11,6% en tasas, precios públicos y otros impuestos; del 6,1% en ingresos patrimoniales; y del 1,9% en transferencias de capital.

Por la contra, bajarán un 2% los impuestos directos; un 2,7% las transferencias corrientes; y un 5,7% la enajenación de inversiones reales.

En cuanto a los gastos, los clasificados como corrientes caen un 2,2% (159 millones de euros) y los de capital (transferencias de capital e inversiones reales) bajan un 5%, hasta los 1.362,5 millones.

La conselleira ha hecho también hincapié en que el gasto social absorberá el 77% del total y ha destacado algunas partidas concretas, como la de la Risga, que sube un 40% (hasta los 32,7 millones); la de ayudas de Emerxencia social, que aumentan un 59% (hasta los 4,5 millones); la de transporte escolar, que se incrementa un 0,5% (hasta los 120,4 millones); y la de becas universitarias, que crece un 2% (hasta los 3,2 millones).

«REALISTAS Y RIGUROSOS»

Los principios que guían los presupuestos gallegos son la «prudencia» y «seguir blindando el autogobierno», lo que equivale, a juicio del presidente de la Xunta, a «blindar los servicios públicos». Además, «vuelven a ser» unas cuentas «realistas». «Tenemos que asumir el obstáculo de que contamos con menos ingresos y menos recursos», ha resumido y ha apuntado que los fondos disponibles para la Xunta han caído en 2.500 millones desde 2009, lo que deja a Galicia en niveles de 2006 en este ámbito.

La «fortaleza» de Galicia, ha insistido, «radica en tener unos presupuestos realistas y rigurosos», puesto que ello permite defender el autogobierno y evitar pedir el rescate estatal. El presidente gallego ha apostado por «no vivir por encima» de las posibilidades y por eliminar gastos en áreas que «no generan bienestar», por lo que el gasto corriente se reduce en 159,5 millones de euros.

La reducción del déficit para el año que viene –el objetivo pasa del 1,5% al 0,7%– y la caída de la capacidad de endeudamiento –pasa de 800 a 400 millones– supondrá un «esfuerzo» que la Xunta cree que «merece la pena», pues hace de la comunidad gallega una autonomía «solvente y fiable» y llevará a que sea una de las primeras en salir de la crisis, ha sostenido Feijóo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar