El desplome de un muro en Vigo provoca la caída de varios coches

Lugar del suceso con los coches en el terraplén.

Un muro de gran altura perteneciente a una empresa de autobuses ubicada en la parroquia viguesa de Bembrive se ha desplomado en la noche de este miércoles, provocando la caída de varios vehículos por un terraplén. Además, los bloques de hormigón de los que estaba compuesta la estructura rodaron por la pendiente y llegaron hasta la casa de un vecino, si bien no se han producido daños personales.

Los hechos ocurrieron sobre las 5.30 horas, cuando los vecinos del Camiño Miraflores de Bembrive escucharon un fuerte y largo ruido y se dieron cuenta de que el muro se había derrumbado. Además, unos cinco vehículos de la empresa se habían precipitado por el terraplén, al igual que los bloques que formaban el muro, algunos de los cuales llegaron hasta la vivienda de un matrimonio.

Vicente Rodríguez, el dueño de la casa afectada, explicó que unos «cinco bloques» de hormigón, de gran tamaño y peso, han invadido su finca después de haberse llevado por delante el muro de su propiedad. Asimismo, otros bloques quedaron en un camino.

Los vecinos de la zona señalaron que el ruido fue «como un terremoto» e «interminable». Asimismo, afirmaron que, si hubiese ocurrido durante el día, podría haber provocado daños a personas que estuviesen en el exterior de la propiedad afectada, que pasasen por el camino o a coches que estuviesen aparcados en él.

DENUNCIAS

El afectado explicó que sobre el muro de la empresa de autobuses Álvarez Vázquez se pusieron «muchas denuncias» porque «lo hicieron sin permiso». Así, achacó su caída a que la estructura –que estimó de unos 20 metros de altura– estaba «en mal estado» y a las lluvias caídas en los últimos días.

Otra vecina, Pilar Velázquez, afirmó que lleva denunciando ese muro desde 1998, «desde el primer día que se puso la primera piedra», si bien añadió que la obra «nunca se paralizó» y que las instalaciones también carecen de «licencia de actividad».

Velázquez indicó que existe una «orden de demolición» y también de «reposición» de la legalidad desde 2003. «Lo que no se explica es que tengan esas órdenes y que siguiese funcionando», lamentó.

Esta vecina afirmó que esas instalaciones sirven de cocheras, que también hay «talleres de pintura y mecánica» y que, además, hay un depósito de combustible. «Ahí hay una bomba, imagínate que baja el depósito también», señaló, al tiempo que consideró que, pese al susto, lo ocurrido «no fue nada de lo que pudo ser».

A lo largo de la mañana, dos grúas trabajan para retirar los vehículos que cayeron por el terraplén y la Policía Local ha precintado varias zonas de forma preventiva, para que no pasen peatones.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar