‘A noite branca’ novela sobre la participación gallega en la División Azul

 

   El escritor natural de Ourense Francisco Fernández Naval ha presentado su última novela titulada ‘A noite branca’ como el proyecto literario más importante de su vida a pesar de que nunca se le ocurrió que escribiría sobre una guerra. «Todo cambió cuando encontré en una caja de membrillo la foto de una mujer que comenzó a hablar conmigo cada noche, sentada en mi cama», ha señalado.

   El autor de novelas, poesía, literatura juvenil, teatro y guiones de televisión ‘Chisco’ Fernández Naval, acompañó la presentación con música de piano, presente también en el libro, en un acto público en el que intervinieron también los escritores Fran Alonso en representación de la editorial Xerais, y José Luis García Mañá y el historiador especializado en emigración y participación gallega en la División Azul, José Manuel Núñez Seixas, en videoconferencia desde Alemania.

Más de un centenar de personas asistieron a la presentación y entre ellas varias presentes en la novela de 400 páginas, en las que un supuesto escritor llamado Marcos intenta recuperar datos sobre un familiar suyo que participó en la División Azul y, para ello, recurre a familiares y amigos, varios de ellos aún vivos y con sus nombres reales como Eustaquio Puga, Fidel García, Alexandre Naveira, Manuel Outeiriño, David Cortón, Marisa Crespo o Julio Prada, entre otros

FOTOS Y CARTAS

‘Chisco’ explicó que en una vivienda de su familia apareció una caja de membrillo en la que se guardaban cartas enviadas desde Rusia por un familiar suyo que se alistó en la División Azul, organizada por los falangistas para ayudar al ejército de Hitler en el frente ruso.

«Mi madre identificó las cartas y a las personas que salían en las fotos y un primo le dijo que me lo diese todo a ver si yo hacía una novela de eso», explicó.

Según ha manifestado el autor, nunca tuvo intención de escribir nada relacionado con guerras, pero en la caja estaba la foto de una mujer, que ahora es la portada de su novela, y que un año después de ver todo el material, comenzó a entrar en su vida y cada noche hablaba con él sentada en el borde de su cama.

Cuando decidió indagar y escribir su novela, ‘Chisco’ realizó con la fotógrafa Maribel Longueira el viaje que en 1941 emprendieron los 200 gallegos de la División Azul desde A Coruña hasta la ciudad de Novogorod, la última en Polonia antes de llegar al frente ruso.

VIAJE

«Así pude explicar con naturalidad las condiciones del viaje e indagar en lo que se fueron encontrando, como un grupo de judíos que hablaban perfectamente el español porque sus familias eran emigrantes en Cuba y en Argentina, y entre ellos uno recitó a Rosalía de Castro», ha recordado.

El resultado recogido en algo más de 400 páginas es «casi todo ficción, pero todo es real», y de hecho, según ha puntualizado el autor, todo lo que les va ocurriendo en el camino hasta Rusia y narrado en el libro, «ocurrió de verdad» y en los lugares y momentos señalados, «pero no necesariamente les pasó a ellos», aclaró.

LA DIVISIÓN AZUL Y GALICIA

Según el investigador Núñez Seixas, antes de esta novela no había un acercamiento tan completo al tema de la División Azul «y con tanta sensibilidad, teniendo en cuenta tantas voces diferentes», agregó.

Por los datos recopilados por el autor de la novela, en 1941 salió hacia Rusia un primer envío de soldados alistados en la División Azul de unas 18.000 personas, de las que entre 1.000 y 1.200 eran de Galicia.

El historiador Julio Prada, también nombrado en la novela, explicó a Europa Press que en ese momento salieron de España 18 trenes, pero a Rusia llegó un convoy de 138 vagones con hombres, caballos y vehículos y entre los supuestos voluntarios «la mayoría eran falangistas convencidos, pero también había muchos presos a los que se ofrecía reducción de penas si se iban al frente ruso, y al final el contingente llegó a sumar unos 45.000 españoles».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar