Galicia sube en 77 mil habitantes en 10 años al triplicarse la inmigración

La población gallega ha aumentado en 77.048 personas entre 2001 y 2011, una década en la que los inmigrantes se han multiplicado por tres en la comunidad, de acuerdo con los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestran que los habitantes gallegos tienen la tercera media de edad más alta de España.

Por su parte, la población española ha aumentado casi 6 millones de personas en la última década, alcanzando los 46,8 millones de habitantes en noviembre de 2011, un dato histórico que responde principalmente a la llegada de inmigrantes a España en este periodo.

Estos datos responden al censo de población elaborado durante los últimos meses de 2011 y primeros de 2012 por el INE, una operación que repite cada diez años. El informe también proporciona, entre otra información que se irá difundiendo a lo largo de los próximos meses, la población de cada uno de los municipios de España.

El INE atribuye como principal causa del incremento de la población al «fuerte» incremento de la población extranjera. En ese periodo han llegado a España más de 3,5 millones de extranjeros.

En el caso de Galicia, la población ha pasado de 2.696.880 personas en el censo de 2001 a 2.772.928 en el de 2011, lo que supone un aumento del 2,9% en la década, en una comunidad en declive demográfico y que, según las previsiones del INE, perderá 129.000 habitantes en los próximos diez años.

Entre 2001 y 2011, la población extranjera de 35.152 a 103.685 personas, lo que supone un incremento del 195% (el equivalente a multiplicar por 2,9 la cifra inicial). De todos modos, Galicia es la segunda comunidad con menor porcentaje de población extranjera respecto a la total (un 3,7%, solo por detrás del 3,5% de Extremadura) y el número de inmigrantes censados en la autonomía es el 2% del total que hay en España.

De este modo, tres de las cuatro provincias gallegas se encuentran entre las diez que menos porcentaje de población extranjera tienen según el censo de 2011. Se trata de Lugo (un 4%); Pontevedra (3,9%) y A Coruña (3,3%). Entre los municipios de más de 10.000 habitantes con menos proporción de inmigrantes también destacan varios gallegos: Bueu tiene un 1,1%; Gondomar, un 1,5%; Rianxo, un 1,5%; Fene, un 1,5%; y Moaña, un 1,7%.

CRECE, PERO MUY POR DEBAJO DE LA MEDIA

De este modo, aunque la población gallega creció un 2,9% en la década, este incremento es el segundo más pequeño entre las comunidades (solo Asturias tuvo un inferior, del 1,1%) y deja a Galicia lejos de la media de las autonomías, que está en el 14,6%, y de registros como los de Baleares (un 30,8%) o Canarias (un 22,9%).

Solo cuatro provincias han experimentado retrocesos en su población y dos de ellas son gallegas: Lugo ha visto caer un 2,7% sus habitantes y Ourense ha experimentado un descenso del 2,9%. Solo ha perdido más población Zamora, con un 3,8%.

En cuanto a los municipios con más de 10.000 habitantes que más decrecimiento han registrado entre 2001 y 2011 están As Pontes de García Rodríguez (un 8,9% menos); Ferrol (un 8% menos) y Santa Comba (un 6,7% menos).

POBLACIÓN ENVEJECIDA

La edad media de la población gallega se situó en 2011 en 45,3 años, la tercera más elevada entre las comunidades (por detrás de los 46,3 años de Asturias y los 45,5 de Castilla y León). Esta media es 2,4 años superior a la de 2001 en Galicia, cuando el promedio estaba en los 42,9 años.

Por provincias, Ourense aparece como la que tiene la población más envejecida de España, con una media de edad de 49 años, seguida de los 48,6 de Zamora y, a continuación, de los 48,5 de Lugo.

Entre los 20 municipios con más de 10.000 habitantes que tiene la edad media más elevada aparecen Vilalba (48,6 años), en quinto lugar; Monforte de Lemos (48,4), en séptimo lugar; Santa Comba (47,6) decimoquinto puesto; Sarria (47,3), en decimoctavo puesto; y Fene (46,9), en decimonoveno lugar.

DATOS ESTATALES

La población española ha experimentado un aumento mucho menos pronunciado en términos relativos que la población extranjera y ha pasado de poco más de 39 millones de habitantes en 2001 a más de 41,5 millones.

El INE recuerda que los motivos de este crecimiento son varios, como un aumento de la esperanza de vida desde el censo anterior, un incremento de la tasa de natalidad (sobre todo en el período 2005-2009) o el hecho de que muchos extranjeros hayan adquirido la nacionalidad española.

El estudio recoge datos de comunidades autónomas, donde se ha producido un incremento de población en los últimos diez años en prácticamente todas ellas, aunque se ha distribuido «de manera muy desigual», siendo las islas y el Levante en donde ha habido un mayor incremento y el noroeste peninsular donde el crecimiento ha sido menor.

Andalucía es la comunidad con mayor población (8,3 millones de personas), seguida de Cataluña (7,5 millones) y Madrid (6,4 millones). Por el contrario, las dos ciudades autónomas Melilla (81.323) y Ceuta (83.517), así como La Rioja (321.173), son las que menos habitantes tienen.

RUMANOS Y MARROQUÍES, PRINCIPALES INMIGRANTES

Desde el pasado censo se ha producido un incremento muy importante de la población extranjera residente en España. Destaca especialmente el incremento de rumanos y marroquíes en términos absolutos y el de paraguayos, bolivianos y rumanos en términos relativos.

En todas las comunidades autónomas se ha producido un incremento significativo del número de extranjeros respecto al censo anterior. No obstante, existen comunidades autónomas, como Islas Baleares, Región de Murcia, Comunidad Valenciana o Cataluña en donde el porcentaje de extranjeros respecto a la población de su comunidad autónoma supera el 15%.

ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

Por el contrario, la «masiva» llegada de población extranjera (mayoritariamente más joven que la española) no ha impedido que en los diez años transcurridos desde el último censo la edad media haya aumentado en 1,5 años, según señala el INE.

Agrupando la población en grandes grupos de edad se observa, durante estos diez años, el incremento del peso relativo de la población de 40 a 64 años y la disminución del peso relativo de la población en edades de 16 a 39 años. Así, el estudio recoge que en la actualidad, por cada persona en edad no activa, hay casi exactamente dos personas en edad de trabajar.

En la comparación de las pirámides de población 2001 y 2011 se deduce que las generaciones más numerosas, que en el censo de 2001 estaban en torno a los 25 años, se sitúan ahora en torno a los 35 años de edad.

Las comunidades autónomas más envejecidas son las que se encuentran en el noroeste peninsular, mientras que las más jóvenes se

sitúan en las islas y en el sureste de la Península. Destaca el  Principado de Asturias, con una edad media de 46,3 años.

Asimismo, la evolución desde 2001 la comunidad que más ha envejecido es Canarias, seguida de Galicia, Extremadura y Principado de Asturias.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar