Prudencia ante la imputación desde el PP, PSOE y AGE

 

La noticia de la citación de la concejala del Ayuntamiento de Santiago Rebeca Domínguez para que declare como imputada en el marco de la ‘Operación Pokémon’ ha sido acogida por las formaciones del hemiciclo gallego con prudencia, si bien el BNG  pide la «dimisión» como ha hecho esta formación cuando los casos se dieron en sus filas.

En este escenario, el portavoz del Grupo Parlamentario del PPdeG ha recordado el procedimiento que sigue su formación, en aplicación de su Código ético y que, en primer término, pasa por conocer los motivos por los que está imputada.

Tras ello, ha subrayado Pedro Puy, el «partido tomará una decisión», sobre la cual no se ha aventurado a pronunciar puesto que todavía no se conocen los «motivos» de la implicación y toda vez que no entra en el ámbito del grupo parlamentario.

El portavoz del PSdeG en la Cámara, Abel Losada ha remarcado que «los socialistas son firmes defensores de la presunción de inocencia para todos los imputados». Así, Losada ha expresado que hay que esperar a ver el recorrido de este procedimiento, pero ha considerado el código ético tiene que ser «conocido, transparente y estable» y «no coyuntural en función de quien sea el afectado».

AGE Y BNG

Por su parte, el portavoz del Grupo Parlamentario de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), Xosé Manuel Beiras, se ha mostrado prudente «sin atreverse» a decir si debe dimitir o no la concejala, porque él nunca se vio en una situación como esa, tampoco en el seno de su formación. «Es muy difícil de calibrar», ha considerado Beiras, ha asegurado que también puede ser un «erro brutal».

El portavoz del grupo del BNG, Francisco Jorquera, ha subrayado que su formación tiene una «posición clara» sobre estos asuntos y, tras dejar claro que «una imputación no es una inculpación», ha juzgado que «todo cargo público imputado, por higiene democrática, debe dimitir inmediatamente».

El dirigente nacionalista ha remarcado que el BNG «así lo ha hecho» cuando le ha afectado un caso de este tipo, y también cuando ha afectado a algún socio de gobierno, como en el reciente caso de Lugo.

GRUPOS MUNICIPALES

Contrariamente a la línea oficial del BNG, el grupo municipal del frente nacionalista  apuesta, coincidiendo con el grupo socialista,  por la presunción de inocencia después de que trascendiese que la concejala de Educación y Normalización Lingüística, Rebeca Domínguez (PP), ha sido citada a declarar como imputada por la jueza que instruye la Operación Pokémon, Pilar de Lara.

En primer lugar, la edila del BNG Elvira Cienfuegos ha señalado ante los medios de comunicación que «es muy precipitado conformar opiniones» pocas horas después de conocerse la noticia, sobre todo, cuando los datos que maneja son «parciales» dado que existe «secreto de sumario».

«Es difícil analizar así estas cosas», ha subrayado, rechazando por ello «atreverse» a «hacer análisis» o juzgar si Domínguez debe abandonar su acta de concejala en la capital gallega. «No me voy a pronunciar», ha zanjado, después de opinar que «parece que la jueza tiene bastantes dificultades para avanzar con los dictámenes».

De este modo, Cienfuegos únicamente ha indicado que «se venía hablando desde hace mucho» de que la Operación Pokémon conllevaría también «imputados» en el Ayuntamiento de Santiago, después de que salpicase a los de Boqueixón (A Coruña), Ourense y Lugo por supuestas irregularidades relacionadas con la gestión municipal.

Sobre la posibilidad de que algunos de esos «imputados» hayan formado parte del Gobierno local anterior, el portavoz del PSOE en el Consistorio compostelano, Francisco Reyes, se ha negado a «comentar especulaciones». «Nosotros, tranquilidad, toda», ha remachado.

Y, en cuanto a la situación de Rebeca Domínguez, al igual que la concejala nacionalista, el socialista ha afirmado que es «francamente difícil tener una postura» sobre una cuestión que conoce «a través de los medios de comunicación».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar