El exjefe de Salvamento de Fisterra cree que el Prestige «se alejó demasiado»

José Pose Vaquero, exjefe de Salvamento de Fisterra

 

El exjefe del Centro de Coordinación de Salvamento de Fisterra, José Pose Vaquero, ha cuestionado la decisión de mantener el alejamiento del ‘Prestige’, una vez conseguido su remolque, en el juicio que se celebra por la catástrofe marítima. También ha defendido que «al principio» se pudo «salvar» el buque.

Por el contrario, el excapitán marítimo de A Coruña, Ángel del Real, ha respaldado el alejamiento como una decisión «acertada» y ha insistido, sobre la posibilidad de llevar el barco a un puerto refugio, que era «sumamente arriesgado» por el «riesgo inminente de que se pudiera romper».

El juicio ha proseguido este martes con la declaración de los testigos. El primero en hacerlo ha sido el exjefe del Centro de Salvamento de Fisterra, José Pose Vaquero, quien ha cuestionado la decisión de mantener el alejamiento del barco y ha alabado la decisión del capitán, el primer oficial y el jefe de máquinas de permanecer a bordo.

Sobre el alejamiento, ha respaldado la primera decisión de alejar el barco de la costa para evitar que embarrancase, pero ha cuestionado que, una vez que se estabilizó la escora que presentaba el 13 de noviembre y se tenía remolque, se mantuviese.

«Se estaba alejando demasiado de la costa y eso dificultaba el trabajo», ha indicado en referencia a los efectivos de salvamento. Además, se ha mostrado convencido de que «al principio» y antes del «deterioro» del barco hubo posibilidad de salvar el buque.

PUERTO REFUGIO

Por otra parte, ha manifestado que hubieran «deseado» que se optase por un «lugar refugio», pero ha confirmado que la «política» de Capitanía Marítima de A Coruña era «buque averiado con problemas, mejor fuera».

Por el contrario, el excapitán marítimo de A Coruña ha dicho que era «sumamente arriesgado meterlo en algún sitio» por el riesgo «inminente de que se pudiera romper». Además, ha confirmado que el práctico del Puerto de A Coruña llegó a calificar como una «temeridad» llevarlo a esta instalación.

Además, ha apuntado que un experto le transmitió que era «imposible» el trasvase de la carga de fuel, entre otras razones, por la climatología. En cuanto al rumbo fijado, ha manifestado que la decisión era mantenerlo «hasta que se montaran los salvadores», en referencia a la empresa ‘Smit Salvage’.

PAPEL DE LA TRIPULACIÓN

Ambos testigos se han contradicho también sobre el papel de la tripulación. Así, el exjefe de Salvamento de Fisterra ha calificado de «mérito» y una «bendición» que el capitán, el jefe de máquinas y el primer oficial se quedasen a bordo del barco.

Respecto al capitán, Apostolos Mangouras, se ha mostrado convencido de que les hubiese ayudado «mucho más» si le hubiesen informado «correctamente».

Mientras, ha coincidido con él en que el remolque en estas operaciones no es «gratis» y rechazado que fuese «extraordinario» el tiempo de espera de tres horas que hubo hasta que la armadora autorizó la operación.

Por el contrario, el excapitán marítimo de A Coruña, Angel del Real, ha argumentado que le trasladaron que el capitán  «no obedecía» las órdenes de dar remolque.

Por ello, ha dicho que dio la orden de que agentes de la Guardia Civil bajasen al barco, una decisión que el exjefe de Salvamento de Fisterra ha tildado de «desproporcionada». Este operativo quedó, sin embargo, abortado.

TESIS DE LA «OLA GIGANTE»

Sobre las condiciones meteorológicas, Pose Vaquero ha señalado que  eran «malas, pero no extraordinarias» y no ha considerado «factible» atribuir los daños en el barco a una «ola gigante» como sostuvo Apostolos Mangouras.

Asimismo, ha rechazado que no se hubiesen puesto a disposición medios suficientes para ayudar al buque y ha dicho que se usó «lo que se tenía y más».

Sobre las decisiones adoptadas, el excapitán marítimo ha insistido en que fueron «conjuntas» y ha negado que existiesen «voces discordantes» en el gabinete de crisis constituido tras el siniestro.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar