Las universidades gallegas denuncian «asfixia económica»

 

El recto de la USC, Juan Casares Long, da lectura al manifiesto conjunto de las universidades gallegas

 

Los tres rectores de las universidades gallegas se han sumado este lunes al comunicado conjunto leído en todas las universidades públicas españolas de forma simultánea para denunciar la situación de «asfixia económica» en la que se sumen a causa de los recortes y de los efectos del endeudamiento de las comunidades autonomas, lo que les está llevando a un «deterioro irreparable».

Así, el rector de la USC, Juan Casares Long; el de A Coruña, Xosé Luis Armesto; y el de Vigo, Salustiano Mato, han dado lectura al comunicado en el que denuncian que el recorte del 80 por ciento en investigación, que figura en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013, junto con el ajuste del 18 por ciento en educación superior y la congelación de las plantillas de recursos humanos, llevará a España a la «pérdida del tren del desarrollo tecnológico, hipotecando la investigación y los mayores avances en la frontera del conocimiento».

«Esto se contradice con el discurso político de que nuestro país debe basar su progreso en el conocimiento. Sin inversión en educación superior ni en I+D+i será inviable el funcionamiento de las universidades públicas y sin conocimiento, no habrá progreso», indican los rectores.

Aunque reconocen ser «conscientes» de la «complicada situación económica» por la que pasa España, los rectores consideran que los recortes en los Presupuestos Generales del Estado para educación superior suponen un «perjuicio» para la Universidad pública española, «impidiendo el desarrollo de las actividades esenciales».

Por ello, han reclamado al Gobierno que las partidas para educación superior e investigación sean consideradas «como una inversión y no como un gasto» y que las universidades públicas españolas «tengan una financiación pública suficiente y sostenible y que se fortalezca la autonomía universitaria» para que «puedan diversificar sus fuentes de ingresos».

Como contraprestación, se han comprometido a «incrementar la eficacia y eficiencia» de las instituciones y a «continuar con la transparencia y el rendimiento de cuentas ante la sociedad» con el objetivo de ser «motores y fuentes de conocimiento».

PRIVATIZACIÓN

En la ciudad herculina, el rector de la Universidad de A Coruña, Xose Luis Armesto, ha advertido además de que la subida de las tasas universitarias y la reducción de las becas supondrá «la privatización» de la universidad pública y ha mostrado su «preocupación» ante un modelo universitario español que, en palabras de Armesto, será «más restrictivo, excluyente y elitista».

Así ha respondido a preguntas de los medios después de leer el comunicado con el que, según el rector coruñés, se busca «poner en conocimiento la crítica situación» del sistema universitario ante los Presupuestos del Estado.

En este sentido, cuestionado por cómo influirá esta reducción presupuestaria a la institución universitaria coruñesa, Armesto ha advertido que «se dejará de hacer inversiones» aunque procurarán «mantener la calidad de la enseñanza y retener el talento». En este sentido, el rector de la universidad coruñesa ha destacado el «papel fundamental» del acceso al conocimiento.

«La formación y la educación nos hace más libres y críticos», ha apostillado Xosé Luis Armesto, quien cree que es el momento de «trabajar en el camino de la colaboración y cooperación» entre las universidades públicas gallegas.

En la misma línea, Juan Casares Long, rector de la Universidad de Santiago, ha comparecido junto con su equipo de gobierno para dar lectura al manifiesto e intentar, con ello, «generar opinión y reflexión» sobre la situación de la universidad pública en Galicia.

FUENTES DE FINANCIACIÓN

El rector de la Universidade de Vigo, tras comprometerse a ser más «eficientes» y «eficaces», ha llamado la atención sobre la necesidad de «mantener un oxígeno mínimo» para «seguir funcionando» y de favorecer la búsqueda de todo tipo de fuentes de financiación.

En este sentido, ha recordado que las universidades gallegas fueron las primeras en «aplicar ajustes» y que llevan sufriendo mucho tiempo un «recorte continuo en sus prestaciones». Por ello, ha reclamado que, para el mantenimiento de estas instituciones, se cumpla, por lo menos, el Plan de Financiación aprobado.

Además de recordar el «efecto multiplicador» del dinero invertido en las universidades para el avance de la sociedad, Salustiano Mato ha instado a que «no se obstaculice» la búsqueda de recursos por parte de las universidades y que puedan recurrir a distintos mecanismos contables o al endeudamiento para financiarse.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar