López Sors asume la responsabilidad de alejar el «Prestige»

El exdirector general de la Marina Mercante cuando ocurrió el accidente del ‘Prestige’, José Luis López Sors, ha defendido que la administración marítima española hizo «un buen trabajo» ante la peor marea negra que han sufrido las costas gallegas y ha justificado el alejamiento del buque, tras su accidente el 13 de noviembre de 2002, tanto en las primeras horas como en las posteriores.

«Nos quedamos sin alternativas», ha indicado, a preguntas del abogado de Nunca Máis, Pedro Trepat, al que ha replicado sobre la posibilidad de llevarlo a la Ría de Corcubión que, de hacerlo, «estaría con el señor Mangouras en la cárcel», en referencia al capitán del ‘Prestige’, que también está acusado en el juicio por el siniestro del petrolero.

Esta ha sido la principal tesis defendida por López Sors en el juicio, en el que ha asumido la responsabilidad sobre el alejamiento del buque en las primeras horas y ha dicho que se adoptó ante el «riesgo de hundimiento» que se transmitió desde el propio barco.

En concreto, López Sors, quien ha solicitado utilizar el sistema de traducción porque dijo que no entendía el gallego, aunque es natural de Ferrol, ha indicado que la decisión fue para que se hundiera «lejos de la costa» y «minimizar» los daños ambientales. Por el contrario, ha atribuido a una «decisión colectiva» del organismo rector -creado tras la catástrofe marítima- el que se mantuviese la medida, una vez adrizado el ‘Prestige’.

SIN ALTERNATIVAS

Así, ha explicado que se mantuvo la decisión de alejarlo con la intención de «separar» el ‘Prestige’ de la costa y con el objetivo de que sobrepasase «el dispositivo de separación de tráfico», a 30 millas de la costa gallega. Con ello, se pretendía, según su testimonio, entregarlo a los armadores, una vez que llegase la empresa «rescatadora», Smit Savage.

Antes, ha dicho que se plantearon otras alternativas como el trasvase de la mercancía o llevar el barco a un puerto como el de A Coruña. Sin embargo, ha descartado que se estudiase la opción de la Ría de Corcubión ya que, a su juicio, esto habría provocado mayor contaminación.

CONVERSACIONES CON FOMENTO

Preguntado por las medidas adoptadas en los primeros momentos, ha asegurado que él «dictaba» las decisiones y que no necesitaban una «aprobación» de sus superiores. También ha precisado que las transmitía al subsecretario del Ministerio de Fomento y no al entonces ministro Francisco Álvarez Cascos, que declarará como testigo en el juicio.

«A mí el ministro me podía llamar y alguna vez me llamó, pero no sé lo que estaba haciendo», ha añadido al ser preguntado por el letrado de Nunca Máis acerca de si se encontraba de caza, como el entonces presidente de la Xunta, Manuel Fraga. No obstante, ha precisado que en la noche del 13 de noviembre habló con el exministro.

RUMBO ERRÁTICO

Otra de las cuestiones que ha centrado el juicio ha sido el «rumbo errático» seguido por el barco en los días posteriores al accidente y antes de su hundimiento, el 19 de noviembre. Sors ha atribuido a los capitanes de los remolcadores, el ‘Sertosa’ y ‘Ría de Vigo’, la trayectoria fijada.

También ha rechazado cualquier responsabilidad respecto al «rumbo errático» que inició el barco tras su alejamiento. En concreto, ha apuntado que la empresa «salvadora», Smit Savage, era la que «mandaba». «Nosotros no podíamos decidir sobre ese rumbo, podíamos sugerir», ha sentenciado.

Mientras, el exdirector general de la Marina Mercante se ha mostrado crítico con la actuación del capitán del petrolero. En particular, ha cuestionado que se retrasase el remolque «por si era caro o no», ha apostillado tras declarar Mangouras que no lo aceptó antes porque tenía que esperar órdenes de la armadora.

Por el contrario, ha defendido la labor de otros miembros de la tripulación, al relatar el rescate «de un chaval de 16 años que estaba llorando». Además, ha tildado de «disculpa fácil» el argumento de que una «ola gigante» golpeó al barco el día del accidente.

CONTAMINACIÓN

Por otra parte, ha dicho que el barco, que se hundió el 19 de noviembre de 2002 a más de 200 kilómetros de la costa, contaminó «desde el primer momento hasta el último» y ha tildado de «percepción» las manifestaciones del inspector marítimo Serafín Díaz -que subió al barco para ponerlo en funcionamiento- en las que dijo que el día 13 «apenas vertía fuel».

No obstante, sobre el fuel vertido por el buque en alta mar ha indicado que entendían que «todo lo que se recogiera en el mar», en referencia a los medios de los que se disponía, «no llegaría a la costa». Y por otra parte, estaban «convencidos» de que el mar actuaría como si el fuel «estuviese en una central química lavando ese producto», ha comparado Sors, quien ha remarcado que el daño del ‘Prestige’ fue «inferior» al del ‘Erika’ en Francia.

Tras las preguntas de Nunca Máis y la organización ecologista Arco Iris, su interrogatorio proseguirá el próximo martes, día 27. El exdirector general de la Marina Mercante, ha admitido contestar solo a a estos letrados, a la Fiscalía, Abogacía del Estado, Xunta de Galicia y Mare Shipping, así como abogados de las defensas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar