Huelga del transporte urbano en Vigo

La primera jornada de huelga de los trabajadores de la empresa concesionaria del autobús urbano de Vigo, Vitrasa, ha transcurrido este lunes con «normalidad» y cumpliéndose los servicios mínimos, según han informado a Europa Press fuentes sindicales.

El miembro de la sección sindical de la CIG, Enrique Bravo, ha explicado que en esta primera jornada de huelga –por la negociación del convenio colectivo– no se han registrado incidentes y que los trabajadores se han concentrado a las puertas de la empresa, aunque algunos también han decidido subirse a los autobuses que realizan los servicios mínimos.

Bravo ha criticado que se trata de unos servicios mínimos «fraudulentos» y con «afán recaudatorio» pues, según apuntó, en líneas que pasan por el centro de la ciudad incluso son del 100 por cien, mientras que otros puntos del municipio quedan «desatendidos», entre los que citó A Salgueira.

Así, apuntó que, si los servicios decretados son del 40 por ciento, deberían tener este porcentaje «en todas las líneas» y no en unas más y en otras menos.

Por otra parte, ha explicado que en esta jornada la empresa no les ha llamado para hablar, a fin de lograr una salida al conflicto. De no llegarse a un acuerdo, hay convocadas nuevas jornadas de huelga los días 26 y 29 de noviembre y luego, a partir del 3 de diciembre, se pasaría a indefinida.

En cuanto a las reclamaciones de los trabajadores, piden un incremento salarial del uno por ciento sobre el IPC y mejoras sociales en aspectos como las vacaciones, descansos y horas extras, entre otras cuestiones. La plantilla de la empresa es de 321 empleados, de los cuales unos 264 son chóferes.

EMPRESA

Por su parte, la empresa destaca que la jornada transcurre con «total normalidad» y sin «incidentes destacables», aunque reconoce «retrasos en algunas líneas debido a las especiales circunstancias de esta jornada».

Con datos de la tarde de este lunes, Vitrasa explica que en lo que va de jornada se registra una caída del 50 por ciento en la cantidad de pasajeros, unas 40.000 personas menos que en un día laborable. Según añade, esta cantidad se suma a los cerca de 600.000 viajeros perdidos entre enero y noviembre –un 3,21 por ciento menos respecto al mismo periodo de 2011–.

En lo que respecta al conflicto con los trabajadores, la empresa concesionaria destaca que «sigue abierta al diálogo» y «dispuesta a sentarse una vez más para intentar llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes».

Finalmente, la compañía, que asegura que mantiene una propuesta encima de la mesa para incrementar en 23 el número de conductores, lamenta las molestias que puedan sufrir los usuarios del transporte público y apela a la «responsabilidad de los trabajadores para solucionar este conflicto cuanto antes».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar