La Infanta Elena, madrina del Centro Nacional de Vela Adaptada de Sanxenxo

El Centro Nacional de Vela Adaptada ya es una realidad en Sanxenxo. Las instalaciones del Real Club Náutico han inaugurado oficialmente un proyecto que trata de acercar el deporte de la vela a personas con movilidad reducida.

Esta iniciativa promovida por la Fundación Mapfre ha arrancado con una demostración a la que ha asistido la Infanta Elena, madrina del proyecto, «son diez escuelas similares las que tenemos ya en España para que todos puedan acceder a este deporte con independencia de sufrir una discapacidad».

El objetivo es que cada semana una media de 30 personas puedan disfrutar de los bautismos de mar o cursos de iniciación. En total serán más de 400 personas con diversas discapacidades las que podrán acceder al Centro de Vela Adaptada en los próximos meses.

Los cursos constan de una parte teórica para posteriormente poder salir al agua y practicar con las embarcaciones. Este punto es el que los protagonistas de la jornada reconocen disfrutar más, «es una sensación maravillosa, nos lo pasamos en grande. Me parece que todo el grupo que vinimos decimos que hay que repetir», asegura Susi Maquieira, quien reconoce además que lentamente se van superando ciertos prejuicios, «había barreras pero poco a poco vamos haciéndonos un hueco en la sociedad, aunque aún queda mucho por hacer».

Una de las principales características de las cinco embarcaciones adquiridas por el Real Club Náutico es que, al estar tripuladas por personas con movilidad reducida, un sistema redirecciona todos los cabos del barco a un sólo punto para controlarlo y manejarlo con mayor facilidad.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar