La DGT cumple el sueño de una niña con leucemia: volar en helicóptero

Una niña asturiana de 13 años que padece leucemia, Ana Linares, ha cumplido este jueves su sueño de volar en helicóptero a través de la Fundación Pequeño Deseo y gracias a la colaboración del servicio de helicópteros de la Dirección General de Tráfico (DGT) que permitió que la menor volase desde el aeropuerto de Alvedro en A Coruña.

Antes de subirse al helicóptero, en declaraciones a lo medios, la joven ha asegurado estar «muy nerviosa» y la vez «muy ilusionada» por cumplir una experiencia que, una vez realizada, ha calificado como «original» y «muy distinta a subirse a una avión».

«Fue una experiencia única y alucinante», ha señalado la joven para quien fue toda una sorpresa ya que hasta minutos antes de despegar no sabía que iba a cumplir su sueño. Así lo ha manifestado la madre de la menor, Belén Vázquez, quien ha afirmado que su hija es «una niña intrépida» y cree quería volar en helicóptero porque «tenía ganas de sentirse libre» y «alejarse de la tierra». «No se podía suponer que iba a pasar esto», ha añadido.

La menor asturiana padece leucemia desde el mes de mayo y la experiencia de volar «supone un aire fresco dentro del proceso de la enfermedad» ya que resulta «muy duro», ha indicado la madre. Sin embargo, a pesar de los difíciles momentos por los que atraviesa, Ana es una persona «muy positiva» y «luchadora», según ha resaltado Belén Vázquez.

«EXPERIENCIA IRREPETIBLE»

«Al principio tenía miedo pero es irrepetible», ha comentado Ana Linares a los medios de comunicación después haber hecho realidad su sueño, a través de la Fundación Pequeño Deseo, que se encarga de cumplir los sueños de niños enfermos, y con la colaboración de la DGT.

Precisamente, el jefe de la patrulla de Helicópteros de A Coruña, Bernardo Cortijo, ha sido el piloto encargado del vuelo y se ha mostrado «muy contento» y «emocionado» por poder cumplir el deseo de la menor asturiana que este jueves se ha trasladado desde Oviedo a la ciudad herculina.

Una vez cumplido su sueño, Ana Linares regresa a Asturias con el recuerdo de la experiencia y, además, con un diploma de piloto honorífico que le ha entregado Bernardo Cortijo y el jefe provincial de Tráfico, Pedro Pastor.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar