Guillerme Vázquez pide tiempo para la reunificación del nacionalismo

El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, considera que la «unidad del nacionalismo, siendo deseable», no depende únicamente del Bloque, lo cual implica, sea esa unificación de carácter «orgánico o de otro tipo de colaboración», que «no hay que obsesionarse». «Lo que tenemos que hacer, como BNG, es ver qué podemos hacer mejor para transmitir nuestra línea política, para que más gente acredite en las propuestas que hacemos para salir de esta crisis, y el tiempo irá diciendo si esos procesos de unidad acaban siendo orgánicos o de colaboración», reflexiona.

Lo ha manifestado en una entrevista concedida a Europa Press, en la que Guillerme Vázquez asume la «responsabilidad» de que entren «caras nuevas en el proyecto», por lo que no volverá a presentarse en la próxima asamblea nacional extraordinaria. Sin embargo, ha asegurado que esta determinación no responde a que el Consello Nacional –máximo órgano de decisión entre asambleas– le hubiese «expresado falta de confianza».

Así, el portavoz nacional no se «arrepiente» de ninguna acción concreta en los últimos años que pudiese haber evitado la situación que vive ahora el BNG, porque, de haberlo tenido en su mano, se «habría tomado esa medida». Y dicho esto, ha remarcado que la 13 asamblea del Bloque fue «un proceso abierto y participativo, sin parangón en ninguna otra fuerza política».

Por eso, Guillerme Vázquez ha hecho hincapié en que el BNG «no expulsó a nadie», sino que «hubo gente que decidió romper esa unidad, no el BNG». En todo caso, el dirigente nacionalista ha asegurado que él no ve a Alternativa Galega de Esquerda como su «enemigo» y ha afirmado que las relaciones parlamentarias con esta coalición estarán en el marco de la «normalidad».

«FALSO» QUE EL BNG «VIVA EN UNA BURBUJA»

Lo que «no va a aceptar de ninguna manera» el portavoz nacional es el «preconcepto» de que el BNG «vive en una burbuja». «La imagen de que estamos cerrados a la sociedad es falsa. Otra cosa es que acertemos con nuestros mensajes o que la sociedad los perciba», ha analizado Guillerme Vázquez, quien ha advertido de que «ninguna» organización, sea política o de otro tipo, decide el funcionamiento en función de personas ajenas.

Con ello ha respondido a la invitación de trasladar la democracia interna al exterior con, por ejemplo, primarias o consultas a la sociedad. Eso sí, ha ratificado que el BNG, en este proceso interno que ha abierto tras las elecciones autonómicas, acogerá las propuestas de personas que «no están militando» pero que puedan tener cierta simpatía por la organización. Ahora, ha agregado, el Consello Nacional debe decidir «cómo se vehiculizará» esa acogida de ideas.

En el ámbito orgánico, el portavoz nacional se reserva su opinión acerca de que el cargo que él ostenta ahora siga siendo diferente al referente parlamentario. «Está vigente porque no lo modificamos, otra cosa es que se pueda modificar todo. Todos los temas están sujetos a debate», ha considerado.

Si bien juzga que «siempre es el momento de que las mujeres tomen las riendas de casi todo» y, por lo tanto, también del BNG, Guillerme Vázquez se ve «incapaz de responder» a la pregunta concreta de si es oportuno que sea una mujer la que asuma el liderazgo de la formación frentista. «Pero no me ponga la pregunta así, porque entonces soy incapaz de responderla… Una afirmación general sí, debemos todos hacer lo posible por que las mujeres tomen las riendas sociales, y otra (cosa) es medir los tiempos, que lo hará el conjunto de la afiliación», ha contestado.

Por otro lado, en la entrevista concedida a Europa Press, ha avanzado que Carlos Aymerich, que fue cabeza de lista por Pontevedra y que ostentó la portavocía parlamentaria hasta la derrota de su candidatura en la 13 Asamblea del BNG, será el próximo vicevocero del grupo parlamentario nacionalista en el Pazo do Hórreo.

Interpelado por si este puesto recae en el que fue portavoz en la Cámara como ‘premio’ por haber permanecido en el BNG, pese a haber encabezado posturas críticas, Guillerme Vázquez ha zanjado que «no se puede considerar un premio ni un no premio». «Es una decisión que se tomó porque creemos que es la mejor. Ni premio, ni castigo», ha resuelto.

«EL BNG SIEMPRE PAGÓ SUS DEUDAS»

En plena polémica sobre las deudas de los partidos políticos, se muestra rotundo en este sentido al respecto de la situación de la formación nacionalista. «Puedo decir que el BNG siempre pagó sus deudas», ha remarcado Guillerme Vázquez, quien ha asegurado que «se están reduciendo los gastos lo más posible, dentro de lo inevitable que supone un gasto, no de un partido, sino de cualquiera organización».

Al hilo de ello, y tras constatar que «hay grupos políticos que se financian fuertemente fuera de la financiación pública», ha puesto como receta, a modo de ejemplo, para reducir costes en este ámbito eliminar el envío de papeletas en época electoral. «Hay fórmulas para bajar los gastos electorales, y sin embargo no quieren quienes realmente pueden decidir eso (PP y PSOE)», ha argumentado.

A propósito del inicio de la campaña electoral en Cataluña, después de evidenciar que «quien tiene que decidir es el pueblo», ha expresado que al BNG «le gustaría que el nacionalismo catalán fuese vencedor». «Pero a mí lo que me sigue preocupando son las decisiones que tenemos que tomar el pueblo gallego», ha apostillado.

Sobre si dadas las medidas económicas aplicadas por Artur Mas, debe prevalecer el nacionalismo o la izquierda, Guillerme Vázquez ha criticado el interés por «situar el debate entre izquierda o derecha, española».

«Nosotros lo que tenemos que hacer es empezar a entender que en el Estado español hay naciones, que el Estado español es plurinacional o no es, y que, por lo tanto, las dinámicas nacionales no pueden establecerse únicamente entre izquierda y derecha, sino también entre nacionalismo y españolismo», ha advertido.

De esta manera, Guillerme Vázquez ha expresado que su formación «desea en estas elecciones el triunfo del nacionalismo». «Luego podemos estar de acuerdo con la aplicación (o no) del eje social, económico, europeo… No tiene que ver», ha solventado.

FUTURO DE GALICIA

Para el futuro de Galicia, el dirigente del Bloque diagnostica la necesidad de «más soberanía» y un nuevo pacto fiscal, que supongan «un cambio de rumbo a las políticas de saqueo de la troika y del Partido Popular».

Una de esas propuestas que defiende el BNG es la creación de una banca pública, ligando ello con que los exdirectivos de las cajas «devuelvan íntegramente» las indemnizaciones. En este sentido, ha pedido «responsabilidades penales» y también «políticas», al respecto de lo que ha recordado que el PP y el PSOE «fueron los que pactaron todas las reformas de las leyes».

«Tenemos que tener mayor capacidad de decisión», ha remarcado el dirigente nacionalista, quien ha remarcado que «si no creyese» que la «solución» para Galicia pasa por el BNG no estaría «militando» en esta formación. «Si no creyese que nuestra organización es la mejor para la defensa de los intereses en los que acredito, no estaría militando en ella», ha sentenciado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar