Centolla grande y a buen precio

La campaña de la centolla comenzó ayer en las provincias de A Coruña y Pontevedra con abundancia de capturas y precios bajos, aunque “razonables”, según el sector, en la actual coyuntura económica. El crustáceo alcanzó en las lonjas de la ría de Arousa -las que vendieron más cantidad , ante el cierre del muro coruñés, que comenzará mañana la venta- un precio de entre 12 y 13 euros, un valor que el sector considera aceptable ante el desplome que han sufrido otras especies, como la almeja o el percebe, aunque las cofradías confían en que los precios suban a medida que se acerque la Navidad.

Hasta ayer lunes no salió a faenar ningún barco. El primero en llegar al puerto de O Grove fue el ‘Ludina’. Salió a las cinco de la mañana y llegó poco antes de las dos de la tarde. A bordo unos 140 kilos de centolla, el cupo cubierto, pues iban a bordo tres marineros y las cuotas máximas de capturas están establecidas en 35 kilos por embarcación y 35 kilos por cada tripulante. Además de abundante, la centolla es buena, “a maioría son grandes e nótase que teñen boa carne, hai moi poucas pequenas”.

El mejor marisco se vendió ayer en O Grove, la lonja pontevedresa más importante para este producto, a un máximo de 13,75 euros, un precio que en otros años se consideraría ínfimo, pero que ayer la cofradía daba por bueno. “Es razonable para empezar, ya que otros productos, como la almeja y tantos otros, han sufrido unas bajadas tremendas”. Superar ahora los 12 o 13 euros por kilo es un buen resultado”, explicó el patrón mayor grovense, Francisco Iglesias.

Los datos que ayer facilitaron las cofradías son extraoficiales, salvo los registrados ayer en la lonja de O Barqueiro en la Plataforma Tecnológica de Galicia. El puerto coruñés vendió sólo 30 kilos de centolla, con un precio máximo de 34 euros y un mínimo de 12.

Los precios variaron en función de los puertos. A la espera de que a las seis de esta mañana la lonja coruñesa -la más importante en volumen, de Galicia y la provincia- celebre su primera subasta, Muros vendió ayer 1.500 kilos de marisco con un precio máximo de tan solo 10 euros. Cambados subastó otro millar de kilos con 11,65 euros de tope.

A los 1.500 kilos vendidos en Muros se unieron los más de 2.000 subastados en O Grove, donde el interés de compradores “fuertes” de Burela, País Vasco y otros puntos de España favorecieron que la caída del valor no fuese tan pronunciada como ocurrió con otras especies, aún a pesar de la abundancia del producto, que suele tirar los precios a la baja. Francisco Iglesias se congratuló de que las rías gallegas parecen tener este año “una gran cantidad de producto y de calidad”, sobre todo por la escasez de pulpo, el depredador natural del centollo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar