Adiós a la bombilla

Después de 130 años, la bombilla  tradicional dejará de fabricarse en todos los estados miembros de la UE a partir del 1 de septiembre, en cumplimiento de una directiva emanada de la Comisión después de más de 130 años de existencia.

Este texto establece unos niveles de máximo consumo de energía que las bombillas convencionales sobrepasan. Por ello dejarán de fabricarse las técnicamente conocidas como incandescentes y también de venderse en toda la UE, una vez que los comercios agoten sus existencias.

Tampoco podrán ser introducidas ni vendidas en Europa aquellas bombillas que procedan de algún país externo a la UE y que no cumplan con los requisitos mínimos de rendimiento energético.

Entre las alternativas se encuentran las bombillas incandescentes mejoradas, las lámparas fluorescentes compactas y las de led (diodos de emisión de luz).

Estos productos cuentan con varias ventajas: mayor duración, menor consumo y ahorro económico.

La directiva europea pretende contribuir a los objetivos de protección del clima de la UE, así como el consumo eléctrico y proteger el medio ambiente de los residuos generados por estos dispositivos.

Finaliza así la sustitución progresiva y anual de bombillas de alto consumo, un proceso que comenzó en Europa en 2009 cuando se retiraron las bombillas de 100 vatios. Un año después dejaron de fabricarse las de 75, más tarde las de 60, y este 2012 las restantes: de 40 vatios e inferiores.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar