La concesión de asilo a Assange desata una crisis internacional

El canciller británico, William Hague, reiteró que su gobierno no permitirá la salida del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que lleva casi dos meses en la embajada de Ecuador en Londres y recibió este jueves asilo diplomático del Gobierno ecuatoriano.

«Nuestra obligación legal es extraditarlo a Suecia», afirmó el responsable político, que añadio su «decepción» por la actitud del ministro de Exteriores de Ecuador.

La pregunta que surge ahora es cómo llegará a Ecuador una vez que abandone físicamente la legación diplomática en la capital británica.

LA COMPLICADA SALIDA

Si Julian Assange da un paso fuera de la embajada de Ecuador en Londres, los agentes de la policía Metropolitana que están esperando afuera del edificio tienen el poder y el derecho de arrestarlo por haber violado las condiciones de la libertad bajo fianza que se le concedió mientras esperaba una decisión definitiva sobre la solicitud de extradición a Suecia.

EL ESTATUS DIPLOMÁTICO

Algunas personas han especulado sobre la posibilidad de que Ecuador le otorgue a Assange algún tipo de estatus diplomático o de representación de las Naciones Unidas como una manera de concederle inmunidad, pero eso no impediría su arresto.

La Policía Metropolitana ha arrestado a numerosos diplomáticos, particularmente por conducir bajo los efectos del alcohol. A pesar de ello, los diplomáticos pueden eludir procesamientos judiciales porque cuentan con la protección que ofrece la inmunidad diplomática.

UN VEHÍCULO DIPLOMÁTICO

Los coches asignados a las legaciones diplomáticas disponen de la misma protección de estas. Eso puede conllevar a que la policía se enfrente a una situación legal particular: tiene el poder de parar el vehículo, pero no el de sacar a Assange de su interior.

Incluso si el fundador de Wikileaks logra salir de la sede diplomática, en algún momento tendrá que bajarse del vehículo para ingresar a un avión. En ese instante también podría ser detenido.

VALIJA DIPLOMÁTICA

Existen normas estrictas relacionadas a las «valijas diplomáticas», que son diseñadas para permitirle a los países recibir y enviar documentos en y desde la nación que los acoge.

Las valijas diplomáticas pueden ser del tamaño que el país quiera o necesite. Esa correspondencia no puede ser abierta o decomisada en su tránsito.

Pero la ley establece que esas valijas son para trasladar materiales oficiales. Por eso, es difícil ver que Julian Assange sea puesto en una caja y sea despachado sin que las autoridades británicas tengan una idea de lo que hay en su interior.

PRECEDENTES DE REFUDIO INDEFINIDO EN LAS EMBAJADAS

Algunos solicitantes de asilo han pasado largos periodos de tiempo dentro de embajadas.

El cardenal húngaro Jozesf Mindszenty vivió 15 años en la embajada de Estados Unidos en Budapest, tras la invasión soviética a Hungría en 1956. Posteriormente fue exiliado a Austria.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar