La Xunta pide al sector alimentario que utilice la marca de calidad «Galicia»


El plan estratégico del Cluster Alimentario de Galicia, cuyos fondos alcanzan los 1,9 millones de euros para ejecutar en el periodo 2011-2015, prevé que su rendimiento suponga multiplicar por 10 las partidas iniciales e inducir una inversión de hasta 19 millones de euros en proyectos innovadores con un planteamiento en el que la marca «Galicia» se clave para la exportación.

Los objetivos del documento, que ha sido presentado este lunes en Santiago en un acto presidido por el presidente de la Xunta y al que han asistido la conselleira de Medio Rural e do Mar y el director del Igape, entre otras autoridades, pasan por «desarrollar la cultura de la innovación mediante el apoyo a la cooperación y la puesta en marcha de proyectos entre empresas y centros de investigación y tecnológicos».

En esta idea ha hecho hincapié el jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, en su discurso, en el que ha animado a las empresas a impulsar la colaboración y aprovechar la «marca de Galicia» para exportar, vía que ha señalado como la única para crecer en el actual contexto económico.

Otra de las metas del documento es impulsar el fortalecimiento y la generación de valora añadido en la cadena alimentaria mediante el desarrollo de nuevos productos y procesos, tal y como ha subrayado el presidente del cluster, José Luis Antuña, en su exposición.

En tercer lugar, pretende mejorar la productividad y sostenibilidad de las distintas ramas y cadenas productivas que integran el sector alimentario y, en cuarto, mejorar el posicionamiento de las empresas alimentarias gallegas en los mercados, «prestando especial atención a la internacionalización y a los mercados en crecimiento, que están generando los cambios en la demanda».

Precisamente a este respecto, Núñez Feijóo ha apuntado a Latinoamérica y al «gran mercado emergente» que representan países como Colombia, México y Brasil –a los que ha acudido recientemente para iniciar contactos que abran posibilidades a firmas de la comunidad–.

PROYECTOS DE CADA FASE

Según recoge el plan, durante el primer eje de ejecución está prevista la realización de un proyecto sobre alimentos funcionales (nueve empresas), otro de envasado y otro de procesado (siete empresas en ambos casos). Un consorcio de cinco empresas desarrollará una iniciativa de valorización.

Ya en la segunda fase, socios del Cluster Alimentario abordarán proyectos de logística, se espera que se hayan constituido dos ‘joint ventures’ y otro consorcio de 20 empresas afrontará un proyecto sobre medio ambiente. Para fomentar la formación se habilitarán 200 becas de prácticas en empresas durante dos meses.

La tercera etapa incluye la creación de 21 agrupaciones para asistencia conjunta a eventos, la conformación de cinco consorcios –sin finalidad prefijada– y otro número indefinido para iniciar acciones publicitarias conjuntas y disponer puntos de venta en establecimientos turísticos y la constitución de 24 grupos para proyectos colaborativos de acceso a mercados.

APORTACIONES PROPIAS

A mayores existen ejes cuatro y cinco. El profesor Edelmiro López Iglesias, encargado de explicar a los asistentes a la presentación el plan estratégico, ha resaltado que la intención es reducir progresivamente hasta el 35% el nivel de presupuesto procedente de subvenciones -en 2011 era del 41 y en 2012 asciende al 50%–, con el propósito de estabilizar el porcentaje en esa cifra.

El resto de los fondos vienen de las cuotas ordinarias de los socios –actualmente son 46 firmas gallegas de alimentación–, aportaciones de los socios para cofinanciar proyectos e ingresos por servicios externos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar