2011: récord de quejas al Defensor del Pueblo

 

Los españoles nos quejamos más. Y la crisis se ha convertido en la causa principal de nuestra reclamaciones, según se desprende del informe presentado por la Oficina del Defensor del Pueblo.

El número de españoles que se han dirigido al organismo en 2011 para expresar su propia queja, o apoyar una colectiva, alcanzó la cifra histórica de 608.240 personas, muy superior a las 78.431 que lo hicieron en 2010.

La mayoría de las cuales están asociadas a la crisis: el paro, el incumplimiento de las prestaciones sociales (sobre todo las sanitarias), los problemas con entidades bancarias y los desahucios de vivienda fueron las razones del grueso de las quejas.

Un informe que la propia Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Osma, entregó este miércoles en el Congreso de los Diputados y en el Senado a los respectivos presidentes de las cámaras.

Las más destacadas: la ley del tabaco y el 15-M

La reclamación que acumula más ciudadanos es la Ley 42/2010, la famosa ley que prohibió el tabaco en los establecimientos. 569.726 personas, encabezadas por el presidente de la Federación Española de Hostelería, mostraron ante el Defensor del Pueblo su disconformidad con la reforma en su primer año de aplicación.

Por otro lado, los casos asociados al 15-M también han sido objeto de numerosas quejas: 360 por la actuación de los Mossos d’Escuadra por el desalojo de la plaza de Cataluña y 186 personas más contra la Policía Nacional. Se han registrado numerosas reclamaciones vinculadas al movimiento, entre ellas, la reforma electoral que ha recibido 388 peticiones que piden la aprobación de un nuevo sistema proporcional puro y de listas abiertas.

Los empleados públicos tampoco se escapan de esta tendencia. Casi 500 miembros de la Guardia Civil solicitaron la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que modifica sus derechos y deberes. Y otros 1.115 funcionarios de extranjería protestaron porque los han excluido de los concursos para ser trasladados a diferentes departamentos ministeriales.

Otro colectivo profesional, el de los fotógrafos, también está en pie de guerra contra una ley. En su caso, 1.738 fotógrafos profesionales se quejan de las modificaciones en la expedición de los permisos de conducir, porque los psicotécnicos pueden tomar las imágenes necesarias, lo que les quita clientes.

Aunque el caso más peliagudo es el de 6.178 ciudadanos que han presentando una reclamación contra los supuestos errores en el diagnóstico y en el tratamiento de los profesionales del hospital de Torrevieja, donde fallecieron varios menores por negligencia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar