Las pymes crearon 10.000 nuevos contratos fijos en mes y medio

 

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha anunciado hoy que desde que se aprobó la reforma laboral, hace un mes y medio, ya se han hecho 10.000 nuevos contratos indefinidos en las pymes con menos de 50 trabajadores. Durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Congreso de los Diputados, Báñez se ha felicitado por la buena acogida de esta medida que bonifica la contratación de jóvenes, mujeres y parados de larga duración, así como de mayores de 45 años.

Así lo ha apuntado la ministra en la sesión de control al Gobierno en el Congreso en respuesta a una pregunta de la diputada socialista Concepción Gutiérrez del Castillo, quien ha acusado a Báñez de hacer una reforma que abarata y facilita el despido.La titular de Empleo le ha dado en respuesta el dato de los contratos de emprendedores, figura que creó la reforma laboral, en vigor desde el 12 de febrero, y que ha sido uno de los motivos de peso por el que los sindicatos han convocado para mañana una huelga general al contener este contrato, entre otras cosas, un periodo de prueba de un año.

La ministra ha valorado que el 54 % de los 10.000 nuevos contratos se haya dirigido a los jóvenes, “la gran prioridad del Gobierno por su elevada tasa de paro”. El nuevo contrato indefinido incluye una deducción de 3.000 euros por la contratación de un primer trabajador menor de 30 años.

El contrato de emprendedores lleva aparejadas una serie de bonificaciones si se suscriben con jóvenes, mayores de 45 años parados de larga duración o mujeres en sectores donde están subrepresentadas; o se contrata a un primer asalariado. Estas bonificaciones (acumulables), pueden superar los 7.500 euros en beneficios fiscales y rebajas de cotizaciones a la Seguridad Social por trabajador durante los tres primeros años de la vida del contrato.

Sin embargo, la nueva norma ha querido blindar estos incentivos del fraude al precisar que el empresario que se los aplique “deberá mantener en el empleo al trabajador contratado al menos tres años desde la fecha de inicio de la relación laboral, procediendo en caso de incumplimiento de esta obligación a su reintegro”.

Así, si el empresario despide al trabajador antes de los citados tres años (incluido el primero que es de prueba) deberá devolver las cantidades que se haya deducido o dejado de ingresar. Si bien no se considerará incumplida la obligación de mantener el empleo en casos de despido disciplinario procedente, dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar