La Xunta ratifica el apoyo a la fusión de municipios frente a una oposición ahora distante

El conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, ha ratificado que la Xunta respaldará las iniciativas “voluntarias” de fusión de municipios que se inicien de forma “valiente” y seguirá favoreciendo el “imparable” proceso de cooperación en el ámbito municipal. Entre las nuevas medidas que ha colocado sobre la mesa, ha incluido la reorientación del fondo de compensación ambiental derivado de las instalaciones eólicas para primar la colaboración local.

Lo ha manifestado en una comparecencia que acogió el Pazo do Hórreo y en cuyo debate los grupos de la oposición, con José Luis Méndez Romeu como portavoz socialista y Alfredo Suárez Canal como voz del BNG, han criticado con dureza el anuncio del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, del inicio de unión entre Cesuras y Oza dos Ríos en el Debate sobre el Estado de Autonomía, al considerarlo una estrategia para “conseguir el titular”.

Así, Méndez Romeu ha rebajado este anuncio al rango de “ocurrencia”, mientras Suárez Canal ha censurado la “frivolidad” de Feijóo, a quien ha acusado de “sacar un conejo de la chistera para desviar la atención de los problemas que realmente afectan a Galicia” y ha aludido a la financiación. Por su parte, Rueda ha rechazado estas críticas y ha considerado “histórico” el primer paso dado por estos dos ayuntamientos coruñeses.

No en vano, ha destacado la “responsabilidad, valentía y confianza mutua” de los alcaldes de ambos municipios al pensar “exclusivamente en el bienestar” en sus vecinos. “Hasta ahora nadie se había atrevido a dar un paso tan importante”, ha defendido el conselleiro, para añadir que ahora se inicia “un camino ilusionante” y de elevar a “asunto de Estado” la necesidad de “acabar con el minifundismo local”.

“La Xunta apoyará decididamente este primer paso”, ha sentenciado Rueda, quien ha insistido en la “audacia” de los regidores de Oza y Cesuras, al tiempo que ha instado a la oposición a aclarar su postura y ha apelado a la “coherencia de todos” para sumarse “al entusiasmo responsable” que supone “la primera fusión en casi 50 años”. Del mismo modo, ha reiterado que la Xunta es partidaria de una modificación de la legislación estatal para el ámbito local.

Sin embargo, ha añadido que, mientras no se articule este nuevo “paraguas normativo”, el Gobierno gallego no se va a quedar “quieto” y ha rechazado compartir el “localismo fatalista”, convencido de que dicha actitud se convierte al final “en un instrumento para retrasar cualquier reforma en el ámbito local”. “Buscaremos soluciones para Galicia y lo haremos sin complejos, con propuestas graduales y buscando la voluntariedad”, ha manifestado.

 

REORIENTACIÓN DEL CANON AMBIENTAL

 

Así, además de destacar el impulso de la Xunta al área metropolitana de Vigo y apuntar que abril será “el momento de decir sí o no definitivo” a la ley que la regulará, Rueda ha explicado que, actualmente, “alrededor del 50 por ciento” de las órdenes de subvención dirigidas a los ayuntamientos “ya están primando” las dinámicas de cooperación como criterio de puntuación fundamental para canalizar los fondos.

A renglón seguido, ha añadido que se ajustará a este principio “siempre que sea posible” y se ha referido al fondo de compensación ambiental derivado del eólico, con dos líneas de financiación –una no competitiva para los ayuntamientos con instalaciones eólicas y otra dirigida para el resto de municipios. En 2010 y 2011 un total de 203 municipios se beneficiaron del mismo en 378 actuaciones diferenciadas.

Dicho esto, ha anunciado su reorientación en 2012 con el doble reto de que los municipios dediquen parte de estos recursos a financiar gasto corriente destinado a servicios medioambientales y a que, si se unen, “tengan todavía más preferencia”. En el caso de la línea competitiva, ha avanzado que a los ayuntamientos que reciban una asignación “igual o superior” a 50.000 euros se les dará “preferencia” para que puedan destinar “un 20 por ciento a mayores” de la cantidad que reciban a la presentación de proyectos de servicios compartidos.

En la segunda línea de financiación, ha apuntado que la Xunta seguirá “primando de forma decidida” la prestación de servicios bajo la modalidad compartida. Además, ha anticipado la puesta en marcha de un proyecto piloto con el fin de que varios ayuntamientos se unan para tener en común técnicos urbanísticos y arquitectos, incrementando su capacidad técnica en la vertiente medioambiental de urbanismo.

Igualmente, como “complemento” a los parques de bomberos y al despliegue de los grumir, ha señalado que se empezarán a impulsar brigadas medioambientales que den servicios a ayuntamientos limítrofes “también amparados” en los recursos provenientes del fondo de compensación ambiental.

 

“MENOS OCURRENCIAS Y MÁS CONCRECIÓN”

 

Las explicaciones del conselleiro no han dejado satisfechos a los grupos de la oposición. De hecho, el portavoz socialista en el debate, José Luis Méndez Romeu, ha instado al Gobierno gallego a dejarse “de ocurrencias” y le ha instado a ser “más concreto” en sus medidas. Así, ha insistido en que el anuncio de la fusión de Oza y Cesuras fue “una ocurrencia” de Feijóo que no está avalada “por ningún estudio”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar