75 días boca abajo para retrasar el parto

 

Joanna Krzysztonek, de 31 años, estaba embarazada de trillizos cuando comenzó con el trabajo de parto a las 21 semanas. Su primer bebé nació prematuramente y, por desgracia, estaba demasiado débil para sobrevivir. Los otros dos estaban en peligro de sufrir la misma suerte  hasta que los médicos intervinieron para tratar de demorar el nacimiento.

Joanna fue medicada para detener las contracciones y tuvo que estar en una cama inclinada en un ángulo de 30 grados, con los pies apuntando hacia arriba, para impedir que volvieran las contracciones. Se quedó en posición invertida 24 horas al día durante dos meses y medio.

Cuando pasaron los 75 días, Joanna dio a luz a una niña sana, Iga, y al niño, Ignacy, en una clínica neonatal en la ciudad polaca de Wroclaw.

La flamante madre de mellizos dijo que, “Me sentí aliviada de que existiera la posibilidad de mantener el embarazo y dar a los bebés la oportunidad de nacer con éxito”.

El profesor Mariusz Zimmer, director de la clínica de obstetricia Wroclaw y neonatal, explicó que  “el trabajo de la señora Krzysztonek se considera que comenzó  cuando el primer bebé nació porque fue entonces cuando  ‘el nacimiento había comenzado’”. “Uno de los mayores peligros era que la señora  Krzysztonek contrajera  una infección que podría haber matado a ella o a los bebés”.

“Este  trabajo se inició con el nacimiento prematuro del primer bebé, que no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir, y terminó con el nacimiento de los otros dos. Todo el proceso fue muy arriesgado”

“A la señora  Krzysztonek no se le permitió moverse de la cama hasta el nacimiento, y fue alimentada e higienizada durante los 75 días. Esto era muy incómodo, pero el personal siguió  adelante. Hemos tenido que arreglar todo para que se haga en la cama, y me refiero a todo. No podía ni siquiera ir al baño”.

A las 32 semanas de embarazo, el 15 de febrero, los médicos decidieron hacer la cesárea. Cada uno pesaba un poco menos de 1,800 kilogramos.

La señora Krzysztonek, después de salir de su cama tuvo problemas con el equilibrio, pero ahora se encuentra bien y visita y mantiene a sus dos bebés todos los días que se  mantienen en incubadoras pero se espera que abandonen pronto  el hospital.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar