Coca-Cola y Pepsi cambian sus fórmulas en EE.UU para evitar etiquetas sobre cáncer

 

Un lío legal en California le está provocando a las bebidas de cola más conocidas del mundo un problema de publicidad global. Coca-Cola y Pepsi se han visto obligadas a cambiar la composición de sus fórmulas para evitar que en las latas aparezcan etiquetas sobre cáncer. California ha incluido en la lista de sustancias potencialmente cancerígenas el 4-metilimidazol, un colorante que ambas compañías utilizan para dar el aspecto caramelizado a las bebidas. De no haber rebajado esta sustancia, los envases deberían llevar por ley una etiqueta que alertara sobre el riesgo de padecer cáncer. Fuentes de las compañías han asegurado que la variación no repercutirá en el sabor. Desde Coca Cola España, aseguran que “este cambio no se llevará a cabo en el resto del mundo”, porque este compuesto “no supone ningún riesgo para la salud humana” y “no ha generado ningún problema en ninguna otra zona del mundo”.

Esta solución, no pactada, según fuentes conocedoras del proceso, por ambas marcas, se producirá solo en el estado de California. Coca-Cola y Pepsi han decidido cambiar la composición de sus bebidas para no tener que advertir del riesgo de cáncer en sus envases. California ha incluido en su lista de sustancias cancerígenas el 4-metilimidazol, un colorante que tanto Pepsi como Coca-Cola utilizan para dar un aspecto caramelizado a sus bebidas. Aunque no es en los únicos sitios donde aparece: latas de cerveza, en el café, los cereales o incluso al tostar pan en casa, puede llegar a producirse esta sustancia, ligada a la caramelización del azúcar.

Así, con la legislación del estado de California en la mano, ambas compañías debían incluir en sus latas y botes una advertencia sobre el cáncer en el caso de no rebajar la cantidad de este compuesto. De esta forma, según publican algunos medios como la BBC, Coca-Cola y Pepsi ya han empezado a cambiar su composición en ese estado norteamericano.

Y todo ello, pese a que un estudio de la Agencia del Medicamento de EEUU había advertido de que una persona debía tomar mil latas diarias durante 70 años seguidos de refresco para notar sus efectos adversos y desarrollar la misma incidencia que en algunos de los ratones de las pruebas.

“Aunque consideramos que no existe riesgo para el consumidor que justifique dicho cambio, les hemos solicitado a nuestros proveedores que reduzcan los niveles de 4-metilimidazol para no tener que incluir dicha advertencia sin base científica”, tal y como ha señalado un portavoz de Coca-Cola al diario The Guardian.

En España no

Según Rafael Urrialde, responsable del Área de Nutrición y Salud de Coca-Cola España, “en principio este cambio no se llevará a cabo en el resto del mundo”, porque este compuesto “no supone ningún riesgo para la salud humana” y “no ha generado ningún problema en ninguna otra zona del mundo”. De hecho, al freir patatas fritas en casa, se genera mayor vinculación con el cáncer que con una lata de refresco.

“Las bebidas no son peligrosas para nada. Lo que ha ocurrido en California es que quieren introducir una advertencia por la presencia de este ingrediente tras un estudio que ha vinculado el 4-MEI con el cáncer en ratas, pero cuyos resultados no serían aplicables a los humanos, según ha señalado la propia FDA”, indica.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar