Pachi Vázquez reclama a Espinosa que acepte el principio “una persona, un cargo”

El secretario xeral del PSdeG y aspirante a la reelección, Pachi Vázquez, lo tiene claro con respecto a la aplicación de la norma que impide a los socialistas gallegos acumular cargos: “o se hace o no se hace” y “o se hace para todos o no se hace para nadie”. Por ello, juzga la apuesta por el diálogo para aplicar este precepto que hizo su contrincante por hacerse con las riendas del partido, Elena Espinosa, como “una opinión” que “suena a no hacer nada”.

Todo ello, tras admitir, en una entrevista concedida a Europa Press, que ha sido “duro y difícil” implementar esta máxima, que “generó disgustos a algunas personas”. “Básicamente, a las afectadas”, ha apostillado, para reivindicar, a renglón seguido, su “coherencia” al dar cumplimiento a lo aprobado en el cónclave que lo eligió líder del partido, en 2009.

“Porque cuando tienes que asumir las resoluciones de los congresos no tienes que mirar nada, sólo ser coherente y leal, y yo lo hice”, ha destacado Vázquez, quien ha explicado que sentiría como un “engaño” a sus compañeros no haber cumplido sus promesas y, ahora, en vísperas de otra cita congresual, tendría que “escaquearse” con excusas.

“Lo que dije en el congreso, lo cumplí, y para mí, eso es lo más importante”, ha enfatizado, después de recalcar que sus “principales activos”, tanto en el plano personal como el político, son su “coherencia” y su “responsabilidad”. “Y que soy una persona de fiar”, ha añadido, para hacer hincapié en que sus fortalezas están “dentro” de él, ya que no tiene a “nadie” que le “ayude” o que le “empuje”.

“PROYECTO DE CONTINUIDAD”

Estas características, que le han valido para distanciarse de la otra candidata, las ha utilizado para avalar su candidatura. Y es que ha afirmado que su “compromiso” con el PSdeG pasa por “entregar el 100%” de su “tiempo y energía” a la formación, a fin de lograr el objetivo común de todos los socialistas gallegos: volver a gobernar Galicia. “A mí es lo que me mueve”, ha aseverado.

Con la vista puesta en el congreso, ha indicado que su candidatura está “avalada por mucha gente” que defiende dar “continuidad” a su proyecto. En este punto, ha recordado que cogió el PSdeG en “unas condiciones muy duras”, pero rechazó “arrugarse” e impulsó la creación de las estructuras provinciales y la escuela de formación para dirigentes.

Entre las metas que le quedan por alcanzar, ha señalado como “la más importante” dar “fortaleza” al partido para que “todos los militantes se convenzan” de que es posible alcanzar San Caetano. A su entender, el Gobierno gallego está a su alcance porque el PP “empieza a acusar un desgaste” fruto de su labor de oposición. “Una de las cosas que hicimos positivamente es que todo lo que fuimos denunciando con mucha soledad durante casi tres años, ahora lo está diciendo la gente en la calle”, ha afirmado.

“Empezamos a recoger un fruto que sembramos en momentos muy difíciles”, ha puesto en valor Pachi Vázquez, convencido de que cuando “trabajas”, se consiguen resultados. “Yo creo que la manera de hacer las cosas es desde la coherencia, la constancia, el trabajo y buscando siempre la continuidad”, ha subrayado.

NO HAY “RECETAS MÁGICAS”

En este punto, ha llamado la atención sobre que las elecciones gallegas pueden celebrarse dentro de “ocho o 12 meses” y se ha mostrado convencido de que “el camino” a la Presidencia de la Xunta es “el trabajo diario” porque “no hay recetas mágicas”. “La mayoría de la gente sabe que el camino es éste, que no hay atajos”, ha concluido, aún consciente de que hay personas a las que gusta “más o menos”.

Ha comparado su situación de cara al cónclave de este fin de semana con la de aquellos a quienes les “va mal y creen que les va a tocar la lotería”. “Yo nunca creí eso, yo creo que sólo salen las cosas bien cuando trabajas mucho, madrugas mucho…, porque de repente no te pasa nada bueno, sino que casi siempre, de repente, te pasan cosas malas”, ha reflexionado el socialista.

OPCIONES DE GANAR

Preguntado si le confiere ventaja partir como secretario xeral, Vázquez ha reconocido que “siempre ayuda”, ya que ha tenido “la oportunidad” de “recorrer Galicia de punta a cabo no sé cuántas veces”, sumadas a “otras tantas” en las que lo hizo como conselleiro. “Me conozco los problemas del PSOE en cada uno de los 315 ayuntamientos”, ha destacado, y ha confiado en tener apoyos suficientes para revalidar su cargo.

“Es que yo sólo estoy aquí por los apoyos, yo no tengo nada. Sólo soy un militante de una agrupación pequeña que me lo creo y que tengo mucha ilusión y muchas ganas”, ha esgrimido, para reiterar que su objetivo es lograr “un partido fuerte” que dispute la Xunta al PP. Eso sí, para ello, “no hay mucho margen para cosas”, sino que se debe ser “muy realista” y “estar unido”, ha interpretado.

A continuación, ha entendido las “mayorías” de delegados que se atribuyen ambos candidatos a la Secretaría Xeral como una parte de “la guerra psicológica” que acompaña las campañas. Y, tras apelar a la “cautela”, ha avanzado que sus “vibraciones son buenas”, aunque ha reconocido que “en todos los sitios habrá apoyos para todos”.

EJECUTIVA

En cuanto a la ejecutiva que conformará si resulta vencedor el sábado, ha descartado llevar al terreno personal la confianza explicitada por ciertos cargos del partido en Elena Espinosa y ha asegurado que integrará a “todos los que quieran” para hacer “un elemento compacto y unido”.

“Lo único que pediré es respeto a mi proyecto y lealtad hacia lo que acaben de decidir las bases en el congreso”, ha puntualizado, después de apuntar que será “un militante a disposición del partido, como siempre” en caso de que la ourensana afincada en Vigo sea elegida para liderar el PSdeG.

Entre las tareas que tendrá que afrontar si mantiene las riendas del PSdeG estará la celebración de primarias, pero ha descartado confirmar si se presentará. “Mi objetivo es ser secretario general”, ha remarcado, y se ha comprometido a poner en marcha un sistema de votación “transparente y amplio” para que los militantes elijan “a la persona idónea”.

SITUACIÓN ELECTORAL

Finalmente, acerca de la ventaja que pueden conferir al PP los debates internos de los partidos de la oposición, el socialista ha admitido que “la gente en la calle no lo entiende” porque convierte los congresos en “confrontación”. “Y eso no ayuda”, ha lamentado, pero ha puesto en valor, a renglón seguido, la “naturalidad” con la que su partido está cerrando su proceso.

En todo caso, y pensando en que tendrá que afrontar el Debate sobre el Estado de la Autonomía dos días después del cierre del cónclave, ha anticipado que, si gana, “estudiar” será una de las primeras cosas que haga. “Aunque es un debate fácil, porque nos toca analizar el fracaso político de Feijóo y hacer propuestas para empezar a construir una alternativa”, ha concluido.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar