Galicia recibirá 250 millones menos del Estado

La conselleira de Facenda, Elena Muñoz Fonteriz, ha explicado que Galicia recibirá 250 millones de euros menos que en 2011 procedentes de entregas a cuenta del Estado, pero ha apuntado que “no están previstas nuevas medidas de contención del gasto” para este año.

Elena Muñoz, conselleira de Facenda, compareceu no Parlamento

Durante su comparecencia ante el Parlamento de Galicia para informar sobre los objetivos de estabilidad presupuestaria, Muñoz ha dicho que no serán necesarios nuevos recortes porque esa caída de transferencias “va a ser compensada” con el aumento del objetivo de déficit para 2012 –las cuentas gallegas se hicieron con una previsión del 1,3%, pero el Consejo de Política Fiscal y Financiera aprobó este martes que sea del 1,5%, lo que supone unos 100 millones–, por el ahorro con las medidas en función pública –estimado en 80 millones– y por el ahorro farmacéutico –previsto en 60 millones–.
La titular de Facenda ha informado en la Cámara gallega de la reunión del CPFF y ha expuesto que, de los 15.000 millones que deben recortar las autonomías para rebajar el déficit español, a Galicia le corresponde un 0,4%, lo que lleva a que se vayan a recibir 250 millones menos, de acuerdo con los datos provisionales avanzados este martes, que serán definitivos con la aprobación de las cuentas del Estado para 2012.
Muñoz Fonteriz ha destacado que hay que tener en cuenta también el adelanto del 50% de las liquidaciones positivas de 2010 para hacer las cuentas, pero ha asegurado que, con las medidas ya adoptadas, “la comunidad se adelantó” a esta confirmación de que los ingresos serán inferiores y ahora no prevé nuevos ajustes, aunque la autonomía “seguirá con las políticas de austeridad y de ahorro del gasto improductivo”.
Además, ha agregado que, de haberse guiado por las cifras dadas por el anterior gobierno en junio del año pasado para hacer los presupuestos gallegos, el ajuste sería de 670 millones de euros. Frente a ello, ha recalcado que “la responsabilidad y rigor” de la Xunta han llevado a que el ajuste sea “muchísimo menos gravoso para los gallegos” que para los ciudadanos de otras comunidades.
La portavoz del PSdeG en el debate, María José Caride, ha reclamado a la conselleira que explique qué está haciendo “para evitar llegar a los 300.000 parados” en Galicia y ha sugerido que se “traslada” déficit de 2011 a 2012. Por su parte, el representante del BNG, Carlos Aymerich, ha acusado a la Xunta de contener el déficit “aunque sea con sacrificios humanos” y ha sostenido que las políticas de austeridad provocan que la economía se hunda “más en la sima de la recesión”.
CONFUNDIR OBJETIVO E INSTRUMENTO
Durante su intervención, Caride ha advertido a la Xunta de que “confundió” un objetivo como un instrumento. “El déficit es un instrumento, que es necesario en el contexto económico en el que estamos, pero el objetivo será que la gente tenga trabajo, que pueda desarrollar bien su vida, que se atienda a los dependientes, que los niños tengan una buena educación, que tengamos un programa para que los jóvenes se queden en Galicia y que se incrementen las tasas de natalidad”, ha defendido.
Además, ha indicado que entre los 14 compromisos de Feijóo durante la campaña electoral no estaba el de cumplir los objetivos de déficit, pero sí alguno de los que la diputada socialista ha mencionado. “El compromiso de Feijóo se transformó en un fraude”, ha criticado y ha agregado que no se puede decir “que Galicia esté mejor que hace tres años”, por lo que ha censurado el “discurso triunfalista” del presidente gallego y de la conselleira de Facenda.
Tanto Caride como Aymerich han llamado la atención acerca de que el cierre presupuestario se produjo en 2011 a 30 de septiembre y la socialista ha recordado declaraciones de Feijóo acerca de los pagos pendientes del año pasado se saldarán en abril. “¿No será que se está trasladando el déficit de 2011 a 2012?”, ha cuestionado.
“SADISMO FINANCIERO”
Aymerich ha criticado que “la única política de estímulo” se basa en cumplir los objetivos de déficit y ha acusado a los gobierno gallego y estatal de estar instalados en el “sadismo financiero”. Además, ha apuntado que se recurre al “miedo” para decir que, si no se cumplen las directrices, España acabará como Portugal o Grecia, pero el déficit que “le preocupa a la mayoría de los gallegos es el social”.
El diputado nacionalista ha denunciado que la Xunta lleva diez meses sin pagar la cotización a la Seguridad Social de las mariscadoras de más de 65 años que no accedieron a la jubilación, que debe “todo 2011” a los servicios de normalización lingüística y que hay retrasos en el pago de la Risga en A Coruña y en las certificaciones de obras. “Cumplen el déficit en el papel pero se lo están pasando a los ciudadanos y las empresas”, ha acusado.
Aymerich ha señalado que Galicia tiene 6.971 millones de euros de deuda viva, más los 826 millones que se prevén en 2012 y otros 3.000 “de deuda escondida” por las colaboraciones público-privadas. Además, “Galicia no converge”, ha reprochado.
Por su parte, el portavoz del PPdeG, Pedro Puy, ha acusado al anterior gobierno de la Xunta de no haber reducido deuda durante su mandato, en el que aumentaron los ingresos. “Ahora que la economía va mal nos critican porque nos endeudamos”, ha recriminado.
LA ESTABILIDAD “ES NECESARIA”
La conselleira de Facenda ha sostenido que “la estabilidad presupuestaria es necesaria”. “Es ajustar los gastos a los ingresos y no gastar más de lo que se tiene; es algo que cualquier familia puede entender”, ha dicho y ha defendido que “los datos muestran” que Galicia ha mantenido los servicios públicos y se ha convertido en “un ejemplo” para otras comunidades.
Ha agregado que es la que tiene “la mejor relación entre el gasto ejecutado y el pago a proveedores” y ha proclamado que se encuentra “en la mejor situación posible en crisis”. Así, ha insistido en que la subida de impuestos es “el último recurso” para el Gobierno gallego, que explota vías como la lucha contra el fraude fiscal. En este sentido ha apuntado que la recaudación procedente de inspección aumentó un 169% en 2011, mientras que la de gestión tributaria lo hizo un 58%.
Asimismo, ha contestado a las críticas por el cierre presupuestario de 2011 y ha argumentado que se recurre a esta decisión para no incurrir en “gasto nuevo” y atender a las obligaciones “que están en curso”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar