La oposición pide rectificar los ajustes a los funcionarios

Los grupos de la oposición pedirán en el pleno de la Cámara que se celebra este martes la devolución de la Ley de medidas temporales en determinadas materias del empleo público por la que se promueven distintos ajustes en este ámbito. Así, mostrarán su postura contraria a este texto, al cual proponen alternativas como suprimir las delegaciones territoriales o eliminar «privilegios del personal directivo».

Un día antes de que el texto de ley se debata por trámite de lectura única, lo que permite que este mes de febrero esté aprobado, representantes de los sindicatos de la función pública se han reunido con los tres grupos con representación en el Pazo do Hórreo para exponer su oposición a la futura normativa. Recibieron el respaldo de socialistas y nacionalistas.

En declaraciones a los medios tras el encuentro que mantuvieron los sindicalistas con el portavoz parlamentario del PSdeG, Abel Losada; el diputado responsable socialista de este área, José Manuel Lage Tuñas, quien también estuvo en el encuentro, ha explicado que su grupo «va a apoyar a los trabajadores públicos».

«Entendemos que (el presidente de la Xunta) Feijóo está aplicando el rodillo, se niega a todo tipo de diálogo para buscar un acuerdo», ha denunciado tras el encuentro, que contó con el saludo inicial del secretario xeral del partido, Pachi Vázquez.

«SE NIEGA DIÁLOGO»

A juicio de Lage, «cuando se niega el diálogo, lo que se está mostrando es la cara más autoritaria y más déspota». Así, ha criticado que Feijóo «esté demonizando a los empleados públicos» y ha advertido de que está «incumpliendo todos sus compromisos de 2009 poniendo en las espaldas de los empleados públicos la crisis económica».

En este sentido, la portavoz del Grupo Parlamentario del BNG, Ana Pontón, ha considerado que «hay razones de fondo y de forma» para pedir que este texto «no siga su tramitación parlamentaria», y ha reprochado al PP que «haga oídos sordos a cualquier posición que no sea la propia».

Así, ha calificado de «recorte ideológico» lo que, a su entender, supone un «recorte de los servicios públicos». «Aplica un programa colectivo regresivo», ha achacado al Gobierno gallego, al que le acusa de «desmantelamiento de los servicios públicos y de privatizarlos».

PROPUESTAS

Así las cosas, los grupos de la oposición apuestan por realizar medidas de ahorro en otros ámbitos. «No se puede mantener una oficina de la Xunta en Miami que cuesta 11.000 dólares al mes al mismo tiempo que se recortan servicios públicos», ha ilustrado Lage, quien ha propuesto que «no se mantengan ciertos privilegios para el personal directivo».

Asimismo, ha advertido que «la sanidad y la educación son dos líneas rojas» que los socialistas «no van a permitir que se deterioren». «En Galicia es posible hacer ajustes y no contar con determinados gastos», ha manifestado el diputado socialista, quien ha pedido que se «abra el diálogo» con los sindicatos y quien también ha propuesto eliminar las delegaciones territoriales.

Por su parte, Pontón ha avanzado que el BNG defenderá un texto alternativo en el que se propone la reducción de los gastos de gabinete y la eliminación del plus de altos cargos «de forma definitiva». También incluye incrementar el tramo autonómico del IRPF para las rentas más altas y la recuperación plena del impuesto de patrimonio.

ESTUDIAR LAS ALTERNATIVAS

Por su parte, el portavoz del PPdeG en el Parlamento, Pedro Puy, ha afirmado que el grupo está «de forma clara y rotunda» de acuerdo con el contenido del texto, pero ha apuntado que, aunque no quiere «incrementar las esperanzas», los populares están obligados a estudiar las «alternativas razonables» que presente la oposición durante el trámite parlamentario.

«De momento, este no ha sido el caso parte de los grupos de la oposición, que únicamente, al igual que están haciendo en otras partes de España, están en la línea de crítica abierta e incluso de movilizaciones en las calles», ha reprochado en rueda de prensa Puy, que ha indicado que respeta las protestas y manifestaciones de los propios empleados públicos. En cambio, las posturas de los partidos de la oposición «no contribuyen nada a mejorar las cosas, no son positivas y no tienen en cuenta cuáles son las circunstancias», ha recriminado.

En el caso concreto de los socialistas, ha continuado el portavoz del PPdeG, sus declaraciones son «profundamente contradictorias con lo que ellos pactaron con el PP». «No se puede reformar la Constitución para conseguir el objetivo de reducir el déficit estructural y, cuando hablamos de un componente muy importante del mismo, tomar estas actitudes, cuando las decisiones que se están adoptando en Galicia quedan muy lejos de las que son necesarias, probablemente justificadas, y se están adoptando en otras administraciones», ha argumentado.

Así, tras una reunión del grupo de los populares para preparar la actividad parlamentaria durante el mes de marzo, Puy ha defendido la idoneidad tanto de las medidas como del proceso por el cual se tramitará el anteproyecto de ley –lectura única–. Esta vía «se ajusta perfectamente al reglamento» y ha proporcionado «tiempo suficiente» a la oposición para analizar el texto.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar