500 preguntas en 22 horas aclaran parte del laberinto empresarial de Urdangarín

El Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, ha
desvinculado a la Infanta Cristina de las operaciones llevadas a cabo a
través del Instituto Nóos, que presidió entre 2004 y 2006, y Aizoon, la
empresa de la que era copropietario al 50 por ciento junto a su mujer,
al tiempo que ha manifestado que ésta únicamente firmaba las cuentas
anuales de esta empresa.

En su declaración, que ha finalizadoalrededor de las dos de la pasada madrugada, tras más de 22 horas de interrogatorio, el encausado ha respondido a la
letrada del sindicato Manos Limpias –personado como acusación popular–
que si la Infanta firmaba las cuentas era por imperativo legal, por lo
que ha insistido en desvincularla del resto de operaciones.

Precisamente, Manos Limpias, representada en la causa a través de
la abogada Virginia López Negrete, ya pidió la imputación de la hija del
Rey Juan Carlos al considerarla «beneficiaria directa» del incremento
patrimonial y de los ingresos obtenidos de forma supuestamente
fraudulenta por Urdangarin.

Mediante un escrito de seis páginas, la entidad desglosa los indicios que, a su juicio, llevan a
concluir que la esposa del Duque de Palma fue «actor directo –por
encubrimiento, complicidad o cooperación necesaria– y por ende
beneficiaria de las presuntas actividades delictivas de Urdangarin».

En su escrito, el sindicato apunta además que era «conocedora,
cuanto menos, de las argucias financieras fraudulentas» que se habrían
llevado a cabo para evadir impuestos a Hacienda, una de las líneas de
investigación abiertas en el marco de este caso.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar