El tesoro ya está en casa

Dos aeronaves Hércules, cargadas con 17 toneladas de monedas de oro y plata, además de tejidos, fragmentos metálicos y balas de cañón, han aterrizado en España ante una gran expectación mediática, con más de 60 medios acreditados, tras partir el viernes desde la base aérea MacDill, en Tampa (EEUU) a las 12 hora local (18.00 horas en España).

Una vez en tierra, el cargamento ha sido entregado por el Ejército del Aire a un grupo de diez efectivos de la Agrupación de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil, encargadas de comprobar en un hangar de la base de Torrejón que el manifiesto de carga coincide con la orden del juzgado de Tampa.

Otros 30 efectivos de la Guardia Civil formarán el dispositivo de seguridad del traslado por tierra del tesoro en camiones de una empresa privada hacia un destino que se mantiene secreto por razones de seguridad, según han explicado fuentes del instituto armado a pie de pista.

El dispositivo de seguridad se completará con un helicóptero que seguirá al convoy que traslada el cargamento, que una vez en destino quedará a disposición del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte bajo depósito judicial.

Extraído por la empresa Odyssey

Los Hércules han llevado en sus bodegas el material extraído del fondo del mar en 2007 por la empresa cazatesoros Odyssey, cuidadosamente embalado por técnicos en voluminosos paquetes envueltos en plástico negro y etiquetados con el identificativo del Gobierno de España.

En los dos aviones han viajado cuatro tripulaciones con 26 hombres en total, al frente de las cuales está el comandante Miguel Ángel Tobías, quien ha expresado su satisfacción y la de su equipo por la misión que se les ha encomendado de traer de vuelta a España el tesoro de la fragata.

Este cargamento no está completo, ya que «parte» se quedó en Gibraltar. No obstante, fuentes de Cultura han precisado que Odyssey está obligada a entregar estas piezas, si bien desde el Departamento de Cultura confían en que los detalles sobre la entrega de esta parte del cargamento se resolverán en los próximos días y subrayan que el Tribunal de Tampa está «plenamente al tanto de todo el proceso».

Con este traslado concluyen cinco años de litigio con la empresa cazatesoros Odyssey. La pasada semana un juez federal autorizó al Estado español a trasladar el tesoro, después de que desestimase el recurso presentado por la compañía estadounidense.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar