Los cazatesoros se lo pensarán dos veces

 

La compañía Odyssey Marine Explorations, que batalló en vano para mantener la custodia del tesoro de la fragata española ‘Nuestra Señola de las Mercedes’ desde que lo capturó frente a las costas de Portugal en 2007, criticó la decisión como motivada políticamente y anunció que tendrá efectos sobre las futuras exploraciones de pecios españoles.

Pero la decisión judicial no afecta exclusivamente a Odyssey, cuyo centro de operaciones está en Tampa, Florida. Además es un golpe para la industria que se dedica a buscar objetos de valor en las profundidades de los océanos.

No sólo porque se trata de uno de los tesoros más grandes jamás recuperados del fondo del mar -un hallazgo con profunda importancia económica e histórica-, sino también porque deja a compañías como Odyssey en una dilema: el deseo de encontrar tesoros hundidos y el riesgo de perderlos con un golpe de martillo en la corte.

«Cada vez que se da un caso como éste, de alto perfil y que se disputa con agresividad por ambas partes, es potencialmente muy importante para la industria porque permite que se establezcan precedentes», explicó David Mearns, dueño de Blue Water Recoveries, una consultora que se dedica a investigar, localizar y rescatar pecios, es decir los restos de naufragios.

«Si alguien tratara de repetir la ruta de Odyssey, se embarcaría en un probable camino hacia el fracaso».

Sentencia con efecto significativo en naufragios

Aunque Odyssey perdió el caso de las 595.000 monedas, mantiene que la derrota no ha tenido un impacto sobre sus propias operaciones y que, por el contrario, el gran perdedor de esta batalla judicial es España.

«Esta decisión tendrá un efecto significativo en naufragios que tengan una conexión española, mucho más allá de cualquier participación de Odyssey», asegura el presidente ejecutivo y cofundador de la compañía.

«En vez de reportar, conservar y documentar adecuadamente sus hallazgos, yo pronostico que empezaremos a ver cómo estos artefactos históricos aparecen en almacenes y casas de subasta alrededor del mundo, sin ningún tipo de procedencia». «Es una cosa triste para un país con semejante patrimonio cultural», sentencia.

Otros cazatesoros

Sin embargo, otros cazatesoros consideran que también hay una lección para Odyssey.

«Si no tiene un permiso para excavar, es mejor no sumergirse», dice Wilf Blun, el fundador de la compañía Deep Blue Marine.

Blun asegura que es «triste» que Odyssey haya gastado todo el dinero en este proyecto, pero agrega que es importante definir de antemano con el gobierno de turno cuáles serán las condiciones.

«Si Odyssey y España hubieran llegado a un acuerdo antes de la recuperación del cargamento, nunca habrían terminado en la corte», añade Mearns, de Deep Water Recoveries.

En un comunicado, el gerente operativo de Odyssey, Mark Gordon, señaló que Odyssey trabajará en 2012 en la recuperación de tres naufragios y que ya llegó a un acuerdo sobre la compensación en los tres proyectos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar